Florencia, la hija del empleado municipal Patricio Vitale, salió a

defender el honor de su padre, y apuntó con todo

– ¿Qué fue lo primero que te vino a la cabeza cuando te llamaron para decirte que tu papá estaba muerto?
– Tenía como una psicosis de que podría haberle pasado algo, encima mi hermano no es muy concreto en la primer llamada que me hace. Estaba quebradísimo. Entonces la primer reacción fue tratar de comunicarme con quien yo creía que era su abogada, Mónica Frade. Yo en ese primer momento pensé que lo habían matado. Nunca pensé que se había suicidado…
– ¿Ella ya sabía que estaba muerto?
– Ya se lo había contado Roberto Carrigall. Yo antes de llamarla me contacto con él, porque de ella no tenía ni el teléfono, ni la conocía… Vos tenés que entender que todo era un estado de shock en mí…. Yo pensaba que ella era la abogada de mi papá, pero después me enteró que ni siquiera mi papá hizo una denuncia, él estaba como testigo…
– Pero en la causa ni siquiera aparece como testigo…
– No aparece, ni siquiera aparece el nombre de él como testigo en la causa contra Juan Carlos Chumen.
– Pero él quiso salir en algunos medios locales a hablar…
– Veo a mi papá hablando en un video y lo primero que le digo es ‘pedazo de pelotudo’. Estaba re enojada con eso. Si Chumen hizo todas esas cosas, como dicen, y mi papa era su amigo, su mano derecha y trabajaban juntos, iban a terminar todos presos. Me acuerdo que tuvimos una pelea bastante fuerte con esto, que después me enteró por dichos de mi hermana que mi papá estaba bastante enojado con esto porque yo no lo apoyaba en estos dichos que dijo en un medio quilmeño.
– ¿Él estaba cómodo con la denuncia que habían presentado contra Chu-en, quien fuera su suegro?
– Sí. No mostraba preocupación, como que le tenía mucha bronca , que supongo venía porque no pudo solucionar muchas cosas familiares de su ex mujer Natalia (hija de Chumen con quien habían tenido un hijo). La relación entre mi papa y Chumen era buenísima antes de la denuncia. Es más, se había separado de su hija y Juan Carlos era su amigo, salían juntos, se iban de viaje juntos, no había problemas.
– ¿Por qué no atendiste más a la abogada Frade?
– Porque me querían llevar a un terreno político que no me interesa. La muerte de mi papá no es el negocio de nadie. Carrió que habla de mi papá, ni siquiera tuvo el gesto de decir lo siento mucho.
– ¿Qué fue lo que más te molestó de todo lo que leíste en estos diez días desde su muerte?
– Que hablen sin saber desde cosas elementales. Que digan desde ‘el ex cuñado’, cuando es ‘el ex suegro’; hablan sin conocer. Hablaron cada pavadas, hipotecas de una casa, etcétera. Y sobre me indigno todo cuando relacionan esto con el Caso Nissman horas después y cuando todos los hijos aún estábamos en shock. El miedo y el pánico que eso genera, hasta que supimos el desenlace, es inexplicable. Hasta daban nuestra dirección, lo que incrementaba nuestro miedo, Después me enteré que muchas veces el suicida no avisa ni da señales. Uno no sabe cómo funciona la mente humana.
– ¿Ustedes pudieron ver la autopsia?
– Aún no la vimos, pero iremos con un abogado porque dicen que son como cien hojas. Porque tenemos muchas dudas de que haya tenido una enfermedad, porque en la carta que deja él lo menciona, pero él era lo más cabeza dura que había. Es una pena que no haya visto en nosotros, que lo amamos, una salida, de hablar y decirnos qué le pasaba…
– ¿Es cierto que tu papá mandó a cargar el tubo de nitrógeno con el que todo indica que se suicida?
– Dos veces lo mandó a cargar. Una el jueves anterior con los compañeros de la Municipalidad, y otra vez el sábado, horas antes del hecho, que le pidió el auto a mi hermano, para volver a cargarlo.
– ¿Dos veces suena más raro aún?
– Nosotros creemos que lo hizo porque practicó, como que no le salió bien y entonces lo volvió a hacer el domingo y le salió…
– ¿Y ese tubo de nitrógeno de quién era?
– De un amigo que se lo prestó. Un pibe que se lo había olvidado una vez, y estuvo acá en casa dando vueltas como un año.
– ¿Tu papa te dijo alguna vez que recibió amenazas, de qué tipo?
– Le dijeron que iba a terminar como el tesorero de Camioneros, me lo dijo él, y así se fue caminando como nada. Ahí yo lo llamo a Juan Carlos y le redoblo la apuesta, le digo de todo, le dejo muchos audios de gua-sap donde estaba muy caliente con eso. Nunca me respondió.
– ¿Vos te ofrecerías ahora como testigo en la causa?
– No, de ninguna manera. Acordate que mi hermana es una Chumen. Yo no puedo hacerle eso a mi hermana sin elementos. Aparte tampoco creo que a Juan Carlos Chumen no le da para hacer una cosa de estas. Ni siquiera debe saber qué es el nitrógeno.

Adrián Di Nucci

 

Cuatro hijos y una nieta, la debilidad de Patricio Vitale
En la carta póstuma que dejó Patricio Vitales a sus seres más queridos (ver abajo) aclara su amor por sus cuatro hijos y su nieta. también le dedica un último párrafo afectivo a su actual pareja, una mujer de Berazategui con la que estaba saliendo hacía unos seis años.
Vitale tuvo cuatro hijos, tres con la misma madre, Gabriela Bezzana, y la última con Natalia Chumen, hija del tesorero de la UOM, Juan Carlos Chumen.
Con Bezzana tuvo a Florencia, a Mariano y a Tomás, quien le dio a su única nieta; con Natalia Chumen tuvo a Felicitas de 18 años. Según cuentan los cuatro se llevan muy bien, salvo esas cuestiones menores que suelen suceder en cualquier familia.
Florencia y Mariano vivían con Patricio en su casa de Quilmes Oeste.