Varias fueron las posturas en torno al área de recolección de residuos domiciliarios surgidas en las últimas horas. Desde un sector se garantizaba el faltante de combustible, y más, para que los camiones cumplan sus recorridos en la recolección diaria. En tanto, desde el Gobierno desmintieron los audios que circularon el pasado fin de semana, incluyendo los rumores de vaciamiento y anuncio de movilización de empleados de ATE.
Desde el gremio incluso denunciaron que un trabajador del área de recolección afirmó que no se podía brindar el servicio como corresponde porque “Martiniano Molina dejó de pasar gasoil para que los camiones puedan trabajar” y además contó que “están vaciando todo los presupuestos, camiones, llantas, ruedas”.
Oficialmente negaron todo
Ante estas versiones, fuentes oficiales aclararon que la llegada del combustible se demoró “por temas de la empresa y no del municipio”. Asimismo, negaron que se estén llevando elementos. “Está todo bajo llave y certificado con escribano”, aseguraron al tiempo que destacaron que se analiza ir a la justicia “para que digan qué falta”.
“Los trabajadores vamos a seguir cuidan-do el patrimonio municipal, y somos los únicos que podemos garantizar que no se lleven nada y lo vamos a seguir haciendo más allá de las amenazas que pudiera haber”, afirmó el secretario General de ATE Quilmes, Claudio Arévalo.