Hace tiempo que desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) reclaman por las necesidades que atraviesa el Hospital Fiorito de Avellaneda. Ahora, afirman que comienza a ser una realidad el cierre del laboratorio: al hablar del funcionamiento afirman que está “suspendido para consultorios externos por falta de reactivos. Una cruel realidad”.
Tras asegurar que los reactivos que el laboratorio necesita para su actividad diaria no se encuentran en el Hospital, señalan que “lejos de resolverse la problemática, se profundizan las faltantes de insumos y recursos humanos, ignorando que el derecho a la salud constituye uno de los derechos humanos fundamentales que el Estado debe garantizar a todos los ciudadanos y ciudadanas”.
“Exigimos una vez más a la Gobernadora María Eugenia Vidal y a las autoridades competentes una resolución que asegure en forma urgente el suministro de materiales a fin de descomprimir esta crisis que afecta duramente a la comunidad de Avellaneda y la región”, dijeron.
Y al finalizar aseguran que “de igual modo, requerimos al gobierno bonaerense que cumpla con lo acordado y reabra las paritarias por inflación para actualizar los salarios de noviembre. Con sueldos pulverizados, sin insumos, sin infraestructura, sin profesionales y magros presupuestos decimos una vez más que la salud pública no puede esperar más, el Fiorito no puede esperar más”.