A través de un agente encubierto se detuvo a un hombre que captaba menores en las redes sociales

Con varias cuentas en Facebook, un hombre de 55 años captaba menores de edad y les pedía fotos íntimas, para tratar de acceder sexualmente en posteriores encuentros. La Policía Federal, a través de un agente encubierto, lo detuvo en Avellaneda Centro.
La causa tuvo su origen a raíz de una denuncia efectuada por el padre de una menor en mayo pasado, quien adujo que su hija de 12 años había demostrado por varios días actitudes evasivas cuando utilizada su teléfono celular.
Ante esta situación, y acompañado de su esposa, le solicitaron que exhibiera el celular, donde descubrieron que a través de la red social Facebook, su hija había hecho amistad con un usuario que poseía tres cuentas, manteniendo comunicaciones con éste por medio del chat y luego whatsapp, donde le enviaba imágenes pornográficas.
Asimismo, la joven reveló que el detenido le solicitaba un encuentro, a sabiendas que la niña era menor de edad, por lo que sus padres radicaron la denuncia policial, la que motivó una investigación.
Luego de bloquear la cuenta de la menor, los federales aplicaron la Figura del Agente Revelador, para ser realizada por personal idóneo de la División Delitos Cibernéticos Contra la Niñez y Adolescencia de PFA, y así identificar fehacientemente al imputado. Este agente se contactó con el sospechoso, utilizando una cuenta falsa y haciéndose pasar por una menor de edad.
El sospechoso actuó con el mismo modus operandi. De esta manera, se obtuvieron pruebas de contenido sexual contundentes. Dentro de las conversaciones, el groomer solicitó un encuentro con la menor “virtual”, situación que se concretaría en una confitería de Avellaneda.
Allí, los miembros de la fuerza que dirige Néstor Roncaglia, junto a personal de la D.D.I. de San Isidro de la Policía Bonaerense, detuvieron al imputado sobre avenida Mitre, en cercanías del Bingo de Avellaneda, cuando se acercaba hacia el falso encuentro.
Tras la detención, efectivos policiales allanaron un domicilio ubicado en Estévez al 800 de Avellaneda, donde secuestraron telefonía celular, notebooks y tablets, las que serán pasibles de las pericias de estilo
En el hecho intervino el Juzgado de Garantías N° 3 del Departamento Judicial de San Isidro, a cargo de Andrea Mentasty, junto a la Fiscalía Especializada en la Investigación de Delitos a la Trata de Personas y Pornografía Infantil de San Isidro, a cargo de Gonzalo Acosta.