Un grupo de vecinos de Juan El Bueno comprobó que en el corazón del barrio, sobre un tanque de agua del lugar, se han colocado –hace ya un tiempo- un grupo de antenas de telefonía celular.
El tanque en cuestión está en un playón interno pegado a la escuela 44.
Los vecinos sostienen que «este esto es absolutamente inaceptable, ya que las antenas de telefonía celular emiten radiaciones no ionizantes  y numerosos estudios científicos demuestran que la exposición de los seres vivos a este tipo de radiaciones es nociva para la salud, particularmente si se prolonga a lo largo del tiempo».
En 2011 la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) -un departamento de la Organización Mundial de Salud (OMS)- declaró a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como un Carcinógeno Clase B, es decir, un «posible agente causante de cáncer».
«Ante la duda debe primar el principio de precaución según lo establece la legislación argentina. Recordamos que el principio de precaución es un concepto que respalda la adopción de medidas protectoras ante las sospechas fundadas de que ciertos productos o tecnologías crean o pueden crear un riesgo grave para la salud pública o el medio ambiente, aunque no se cuente con una prueba científica definitiva de tal riesgo. En este caso se trata de sacar de ese lugar las antenas en cuestión», señalaron desde el Foro Regional en Defensa del Río de la Plata, la Salud y el Medio Ambiente.
Asimismo, añadieron que «la ciencia también ha demostrado que el electromagnetismo afecta principalmente a niños y ancianos. En este caso, estamos hablando principalmente de un numeroso grupo de niños y niñas que concurren a la escuela mencionado, además de los vecinos que viven en los alrededores de estas antenas».
El Foro junto a un grupo de vecinos espera «la inmediata intervención de las autoridades del Consejo Escolar, de Concejo Deliberante y Municipales para resolver esta grave situación».