En el primer trimestre de 2018 se registró el 9,1 % de desempleo, 1.183.000 argentinos están sin trabajo. En el Conurbano Bonaerense el desempleo es mayor 11,3%. Ya se perdieron más de 100 mil empleos en blanco.
De acuerdo con la E.I.L. (Encuesta Indicadores Laborales), los asalariados e inde-endientes no registrados o en negro suman 7 millones.
Quilmes
En Quilmes la preocupación es profunda; la desocupación generó en el segmento medio de la comunidad desolación.
En el 1er. cuatrimestre del año el mercado no tuvo la fuerza suficiente para avanzar en la reducción del porcentaje de desocupados, los cuales se incrementaron en cantidad de personas sin empleo.
Asimismo se registró el 9,8% de subocupación , 1.977.000 argentinos no ganan lo suficiente como para llegar a fin de mes.
En Quilmes el trabajo no registrado ha aumentado generando contratos cortos e inseguros. El desempleo como así la informalidad genera desigualdad y degradación.
La falta de políticas de estado comunales en Quilmes posibilitan al empresario y al comerciante la apertura de un abanico de opciones que conciben irregularidades e informalidad laboral. Perdimos las usinas de empleo que poblaban la periferia oeste de Quilmes.
Nuestra ciudad evidencia aglomerados urbanos importantes con prfundas dificultades para insertarse en el mercado laboral. La tasa de desocupación en jóvenes en Quilmes es de 4,2 veces más que los adultos.
Los simulacros de entrevistas de trabajo que desde 2016 el Gobierno realiza en distintas ciudades deterioran la pureza de las expectativas de miles de jóvenes que participaron en 11 ferias sin respuesta.
El trabajo reduce la pobreza y dignifica a la familia.