Rodeado de jubilados quilmeños, el presidente Mauricio Macri encabezó un acto en el Club Bernal junto a la gobernadora María Eugenia Vidal y el intendente Quilmes, Martiniano Molina. En el acto se presentó la ampliación de los nuevos créditos ANSES dirigidos a jubilados, pensionados y beneficiarios de asignaciones, que tendrá un tope de 80 mil pesos y un plazo de devolución de hasta 60 cuotas.
En su discurso de casi 24 minutos, Macri no desaprovechó la oportunidad de opinar sobre los cuadernos de la presunta corrupción que habría detallado un chofer gubernamental. “Necesitamos que la Justicia nos diga si esto es verdad y que nos demuestre que no hay impunidad”, dijo.
“No queremos más políticos que nos digan que vienen a terminar con la pobreza y la única pobreza con la que terminan es la de ellos. Por eso lo primero que hemos hecho es decirles: señores, uno de los grandes móviles que permiten estos niveles de corrupción es el desorden presupuestario”, señaló el mandatario.
“El cambio es más profundo que una discusión económica. El cambio tiene que ver con la libertad de los periodistas que investigaron, del juez y de cada uno de ustedes que puede decir lo que quiera. El cambio es vivir en una sociedad donde hay derechos, pero también hay obligaciones. Vos no podés hacer cualquier cosa. Vos tenés que tener respeto por el otro”.
Luego del acto, Molina, aseguró que “decían que este gobierno llegaba para borrar derechos. Y hoy el Estado está presente para todos. Y el dinero se ve en la gestión, en las obras, no en los bolsillos de los que se enriquecieron gracias a la corrupción de la política en los últimos años”.
“Llevamos dos años y ocho meses de gestión y en ese tiempo hubo un valor que se mantuvo inalterable: la importancia de un Estado presente, la importancia del apoyo que nos dan todos los días al trabajo que venimos haciendo en Quilmes. Se palpa en los hechos, con presencia, con gestión y con obras”.
El intendente resaltó que “la inclusión y el Estado presente se ven en obras que siguen su marcha, que no se detuvieron en este año porque desde diciembre de 2015, las máquinas y los obreros están siempre en las calles, no sólo en la campaña”, puesto que “este equipo hace obras con eje en la inclusión y con la mirada en el futuro”.