Por el Licenciado Sebastián García (*)

No estoy hablando de que el Gobierno Liberal de Mauricio Macri haya desarrollado la destructiva bomba atómica, aunque como Nación tenemos las capacidades científicas para desarrollarla hace décadas. Pero por Tratados Internacionales (Tratado de Tlatelolco 1967) asumidos, esta región del mundo fue declarada Zona Libre de Armas Nucleares (ZLAN).
La "bomba atómica"es el préstamo de 57 mil millones de dólares que el gobierno de Macri tomó del FMI. Siendo el préstamo más grande de la historia del FMI, otorgado a un país miembro. Fue un préstamo político que se otorgó para respaldar la relección de Mauricio Macri. Una decisión geopolítica que tomó EEUU para que la Argentina no salga de su "patio trasero".
El FMI también es cómplice, ya que por el nivel de cuota que aporta la Argentina como país miembro solamente le correspondería muchísimo menos (18.000 mil millones de dólares) pero Christine Lagarde (Jefa del FMI en ese momento y ahora Presidenta del BCE) por orden de Donald Trump (Presidente de EEUU) hicieron la vista gorda, salteando las normas crediticias básicas del organismo (Estatuto, reglamentos internos, etc.) y le otorgaron la extraordinaria suma de 57 mil millones de dólares al gobierno de Macri, en tiempo record, para facilitar la fuga y la salida de fondos especulativos de la económica Argentina.
El pueblo argentino tiene que tener en claro que la responsabilidad de esta situación es plenamente del gobierno de Macri y del propio Fondo Monetario Internacional.
Hoy, el gobierno peronista de Alberto Fernández está trabajando en desactivar esa "bomba atómica" que nos dejó de regalito Mauricio Macri. "Bomba atómica" por su monumental magnitud que representa el préstamo para la económica Argentina. Si estallara,las consecuencias socio-económicas serían devastadoras para nuestro pueblo.
Tampoco queremos un acuerdo que atente contra los trabajadores y trabajadoras, contra los jubilados y jubiladas, contra lxs estudiantes universitarixs, contra los científicos y científicas,contra las pequeñas y medianas industrias y comercios. Eso no es un acuerdo viable. No podemos pagar esa montaña inmensa de deuda contraída por Macri, a costa del hambre del pueblo.
Confiamos en nuestro Presidente Alberto Fernández, en nuestros Senadores y Senadoras, y en nuestros
Diputados y Diputadas del FRENTE de TODOS en defender los intereses del pueblo, y de la patria.

(*) Referente de La Corriente Nacional de la Militancia - Quilmes
Subsecretario de Obras e Infraestructura de Quilmes