Desde hace más de 10 años, la Secretaría de Organizaciones No Gubernamentales de la Municipalidad impulsó la creación de la Herrería Municipal, lugar donde se produciría lo necesario para los espacios municipales y públicos. Incorporando a los cooperativistas del programa “Argentina Trabaja”, se llevó adelante este proyecto: hoy funcionan dos herrerías, una de ellas en el barrio Pueblo Nuevo y otra en Bustillo, donde cada una emplea entre 15 y 20 personas.
Ambas cuentan con talleres de señalética, que producen aproximadamente 24 unidades diarias en total. En los últimos dos meses, 900 carteles fueron enviados directamente a los barrios de Berazategui para su colocación y señalización.
“Nuestro objetivo es señalizar todo el distrito y renovar los carteles robados y rotos que hay en algunos sectores”, explicó Daniel Di Meglio, subsecretario de ONG.
Los trabajadores se dividen en dos grupos: un equipo se encarga de la producción de los carteles, y una vez realizados, otra cuadrilla se ocupa de recorrer los barrios para su colocación directa.
Las herrerías berazateguenses producen también todo lo necesario para las sociedades de fomento, centros de jubilados, polideportivos y viviendas de bajos recursos del distrito. Se realizan desde canastos, carteles, portones, puertas, ventanas y garitas, hasta techos.