Recomendó dióxido de cloro públicamente, no quiso vacunarse, y se enojó cuando le pidieron el pase sanitario, así es el presente sanitario de la diputada nacional del "macrismo lilito", Mónica Frade.

Enojada por los controles sanitarios que hay en la Legislatura Nacional, Frade salió con los tacones de punta en las redes sociales, después que el médico de la Cámara de Diputados negara que asista a la comisión de presupuesto al no poder contar con PCR.

Molesta por la decisión de las autoridades, prometió seguir la sesión por zoom.

Las imperdibles respuestas de muchos en las redes no tuvieron piedad con la variopinta legisladora quilmeña, acusándola de 'antivacunas' y recordándole su posición respecto al tratamiento de la pandemia.

Algunas de las respuestas a su tuit: