Con la intención de un cambio radical de estrategia, la familia del abogado desaparecido de Quilmes, Salvador Altamura, ha decidido un enroque en el abogado defensor. Observando la quietud que hay en la causa en las últimas semanas, dispuso salir con mayor confrontación y tomar la iniciativa y las riendas del asunto, por ello los padres y la hermana de Salvador convocaron al conocido penalista quilmeño, Antonio Solivaret. Si bien sólo resta la presentación oficial de este cambio, sería casi un hecho esta nueva determinación para “empezar a poner en foco las nuevas pericias pedidas al fiscal Ariel Rivas, y las nuevas medidas que se lleva-rían adelante en la causa”, según dijeron allegados a la familia Altamura.