Hace una semana, la gestión del intendente de Avellaneda exponía con cartelería sobre el acceso Sudeste a los gobiernos nacionales y provinciales de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal por el abandono que se vivía en el trazo de la autovía que atraviesa la ciudad.
Los carteles ubicados estratégicamente por la Municipalidad advertían que se hacía cargo de la limpieza y el mantenimiento del Acceso Sudeste ante el abandono de los gobiernos centrales. Cartelería que generó un fuerte malestar en Vialidad, Organismo que aprovechó en fin de semana largo para para arrancarlos meticulosamente en una sola mano. Maniobra que dejó expuesta el abandono denunciado por la Comuna.
Fuentes cercanas a este medio advirtieron que continuarán -desde el municipio- defendiendo los intereses y los bienes de la comunidad.
Pero no es la primera vez que el gobierno provincial de María Eugenia Vidal o el nacional del presidente Mauricio Macri buscan desfinanciar u obstaculizar el crecimiento de Avellaneda. Situaciones que hacen qué para seguir creciendo como Ciudad, la Municipalidad se hace cargo de las trabas impuestas por los gobiernos centrales en materia de obras públicas, seguridad, salud y educación. Sin detallar la ampliación de programas municipales que incluyen a vecinos del distrito que sufrieron el abandono de la Provincia o la Nación.
Luego que la Provincia recortara la subvención que reciben los institutos municipales de Música, Cerámica, Artes Plásticas y Fotografía, la Comuna absorbió ese gasto para que más de cinco mil personas que tenían sus cursos en peligro puedan seguir estudiando en los Institutos municipales.
Recordar que la subvención era utilizada para el pago de los sueldos docentes en el Instituto Municipal de Cerámica, el Instituto Municipal de Artes Plásticas, el Instituto Municipal de Música y el Instituto Municipal de Fotografía. Reducción que implica para este año, un total de casi 5,5 millones de pesos, que serán afrontados por la Comuna para que los establecimientos puedan brindar las cátedras y mantener la prestación que ofrecen a su numerosa matrícula de alumnos.
Algo similar sucedió con los fondos destinados a las escuelas provinciales del distrito, por lo que Ferraresi una vez más tomó la posta y desde el Municipio avanzó con el otorgamiento de subsidios a unas 20 instituciones a las que se le entregó subsidios por 21.108.000 pesos y se anticipó grandes inversiones del Estado municipal en el sector educativo, por un total de 349.905.000 pesos.
Otro de los casos es el de la puesta en funcionamiento de varios programas municipales de asistencia a la comunidad. Programas como De Punta en Blanco o Avellaneda desde la Panza: El primero de ellos es de asistencia a escolares con útiles, guardapolvos, zapatillas y elementos para estudiar. El segundo Programa municipal busca acompañar el embarazo, el parto y los primeros cuidados del bebé.
Con estas iniciativas, el intendente Jorge Ferraresi busca dar respuesta a las necesidades de la ciudad tras el abandono de los gobiernos centrales. Situaciones que se generan de cara a la carrera electoral del 2019, en la que Cambiemos busca asfixiar a Ferraresi con la quita de fondos y obras afectando los destinos del vecino.
Ante esta avanzada de Cambiemos, con Gladys González a la cabeza, Ferraresi optó una vez más tomar el toro por las astas y generar nuevas propuestas para que los avellanedenses no se vean afectados por las decisiones de Macri, Vidal y González.
Pero aún falta mucho, y seguramente antes de las elecciones veremos nuevos capítulos de abandonos a la ciudad.