El reconocido empresario e histórico dirigente radical Norberto “Gaucho” Llamas (foto) denunció que fue expulsado de la Unión Industrial de Quilmes por querer saber el destino de casi medio millón de dólares. Y denunció que en Personerías Jurídicas no hay documentación que avale la presidencia del controvertido presidente de la UIQ Horacio Castagnini, información que viene siendo dada a conocer por el periodismo local.
“Me expulsaron a referéndum de la asamblea, según manifestó un impresentable. Me expulsa la Comisión Directiva en una asamblea que dicen fue unánime, pero hablé con el ingeniero González y me dijo que él en ningún momento votó a favor ni encontra.Me expulsan por un guasap que le envío al presidente de la Unión Industrial de la Provincia, Martín Rappallini, donde le manifiesto mi preocupación por la situación actual de la institución nuestra, la Unión Industrial de Quilmes, que de una venta de una fracción de 490 mil dólares, están quedando cuatro millones de pesos en un plazo fijo del Banco Credicoop”, relató Llamas sobre su situación.
Al ser consultado sobre el destino del dinero, el dirigente aseguró que “en un tiempo se fue evacuando y desapareció. Por ahí la gastó bien o la invirtió. Si él (en referencia
al presidente de la Unión Industrial de Quilmes, Horacio Castagnini) me lo demuestra le voy a pedir disculpas”.
Castagnini y los cuatro chanchos
Sobre el desembarco de Castagnini a la UIQ, Llamas afirmó que “no podría haber llegado nunca a ser Presidente de la Unión Industrial de Quilmes. Es un hombre que no es industrial o empresario. Lo único que tenía eran cuatro chanchos con ocho personas, en una cooperativa en Brandsen, que no tiene nada que ver con Quilmes”.
“Él (Castagnini) siempre nos tuvo engañados como chicos diciéndonos que la papelería en personas jurídicas estaba al día. Y es completamente una mentira total, tengo documentado -que averiguaron mis contadores y abogados en La Plata- que del 2008 la Unión Industrial está en deuda con Personerías Jurídicas. El presidente legal para Personas Jurídicas es todavía Guillermo Gardella. En el 2016 hubo un socio que le impugnó la Asamblea. Por lo que no tiene legitimidad ni en Personas Jurídicas ni en la Asamblea”, remató.
Según explicó Llamas, la Asamblea de 2016 es impugnada “por supuestas ventas no declaradas (de parcelas) y por los saldos”.
Al finalizar, Llamas dejó claro que “hay un expediente en Personerías Jurídicas que se pide la quiebra (de la UIQ)”. “No hicieron lo más importante que es la documentación”, situación por la cual “lo que hace este hombre (Castagnini) es un manotazo de ahogado”.