Una fuerte campaña lanza la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) para poner en conocimiento de estudiantes, docentes y personal no docente, el esfuerzo que la administración realiza diariamente, ante la política adoptada por el Gobierno nacional de adeudar tres meses el envío de los fondos establecidos para el funcionamiento de la Casa de Altos Estudios.
En varios lugares de la UNQ se pueden visualizar pancartas que ponen al descubierto los padeceres de esta situación. Hechos que se repiten en cada una de las Universidades Nacionales, ante el retraso por parte del Gobierno en el giro de fondos establecidos. Dinero que cuando llega, ingresa a las arcas de la Universidad devaluados por la inflación, advirtieron desde la UNQ a este medio.
La pancarta es clara: “Usos de fondos propios limitados + aumento de tarifas de servicios públicos + deuda inflación = ahogo financiero. ¿Hasta cuándo la UNQ podrá continuar con los subsidios?”.
Al referirse a la problemática que se vive, se detalla que “El Estado adeuda 3 meses de gastos de insumos y servicios a la UNQ. El presupuesto de la UNQ está compuesto por: Insumos (jabón, papel, etc.) / Servicios (Luz, gas, etc.); 6% // Salarios; 94%”.
“¿Sabías qué?”, pregunta la Universidad. Para explicar el esfuerzo que se hace en beneficio de los estudiantes: “En el Comedor los estudiantes abonan $14, y el costo real es de $30”. Mientras que en “Fotocopias con tarjeta de estudiante cuesta $0,55, y sin tarjeta $0,95. Subvención de fotocopias 58%”.
Una situación que con el correr de las semanas seguirá puesta en conocimiento por parte de las autoridades, para que la comunidad educativa esté al tanto del esfuerzo y los malabares que se hacen para conservar todos los beneficios que siempre la UNQ otorgó.