«En Lanús el camino es la unidad», afirmó el subsecretario de Obras Públicas de la Nación, el lanusense Edgardo Depetri, después de una caliente y picante inauguración de la Unidad Básica de Canca Gullo, de Camilo Vaca Narvaja, en Monte Chingolo. Acto en el que quedó reflejado el malestar entre los sectores que encabezan el exintendente Darío Díaz Pérez y el camporista Julián Alvarez.

Todo comenzó cuando Alvarez pidió que den un paso al costado los que fueron derrotados por Néstor Grindetti y que abran paso “a los jóvenes que son los verdaderos herederos de Néstor (Kirchner)”. Ante esta situación, olvidándose que el también fue uno de los derrotados, el edil Daniel Dragoni salió en defensa de otro derrotado, Edgardo Depetri. A esa altura, el acto estaba desmadrado.

Por esta situación, tratando de apaciguar las diferencias, Depetri salió con un comunicado de prensa reclamando la unidad, y tratando de bajar los decibeles luego del encontronazo que se produjera con Omar Galdurralde, hombre de Martín Insaurralde y que en Lanús lo apoya Díaz Pérez.

Con este acto, las heridas no cierran después varias derrotas en diferentes elecciones, 2015 Julián Alvarez y 2019 Edgardo Depetri.