Así lo afirmó el secretario de Derecho Humanos de la Municipalidad de Quilmes e integrante del Consejo del Sitio de la Memoria Pozo de Quilmes, Hugo «El Pájaro» Colaone, en una entrevista mantenida con El Suburbano

– ¿Cómo ve la unificación de los juicios por los delitos de lesa humanidad ocurridos en los denominados Pozo de Quilmes, de Banfield, y en El Infierno de Avellaneda, durante la última dictadura militar?

1- La unificación se venía venir ya que son los mismos represores los que están afectados a los tres ex Centros Clandestinos de Detención. Lo único que preocupó a los querellantes del Infierno es el atraso de inicio de su juicio. Pero el resto de las querellas de Quilmes y Banfield no vio inconveniente, siempre y cuando se dejara la fecha del 27 de octubre como inicio de los tres. Lo veo bien.

– ¿Está conforme con el inicio del Juicio?

– Los juicios de lesa humanidad vienen lento en su instrumentación, por lo que hayan puesto fe-cha nos alienta a saber la verdad y que haya Justicia. Es la misma paciencia que tuvieron y tienen las madres y las abuelas para saber sobre sus seres queridos

–  ¿Se hará Justicia?

– Algunos dicen que cuando la Justicia es lenta no es Justicia. La experiencia en la lucha por los derechos humanos del pueblo argentino demuestra una sabiduría y templanza para exigir justicia y reparación histórica de la verdad. Por lo cual si, creemos en la justicia. Y que finalmente será concretada.

– ¿Por qué la Justicia se demoró tanto tiempo para que finalmente se juzguen a los culpables de aberrantes delitos?

– La demora de llevar adelante los juicios tiene múltiples causas. Al inicio de la democracia y dentro de la teoría de los dos demonios se legisló la ley de punto final y obediencia debida. Luego fueron los indultos a la cúpula militar. Recién en 2003 se deroga la obediencia debida y punto final por iniciativa del ex presidente Kirchner y votada en el congreso. Asimismo, en 2005 la Corte Suprema las declara inconstitucionales. Esto trae aparejado la apertura de los juicios, tomando como base los juicios por la verdad y aquellos delitos que habían quedado afuera como el secuestro y robo de niños.

– ¿Cuántos imputados hay en la causa, y cuántos hechos se juzgan en total?

– Hay 19 imputados para los tres pozos. De Quilmes y Banfield son 400 casos y habrá unos 150 testigos, más otros 60 del infierno. Los hechos son: Secuestro. Desaparición forzada de personas. Torturas. Violación. Asesinatos. Robo y secuestro de bebés. Secuestro de niños.

– ¿A pesar de la cuarentena, proyectan desde el Colectivo realizar actividades sobre este hecho que será histórico en el conocimiento de la verdad? ¿Cuáles?

– Habíamos organizado muchas actividades con los compañeros de Banfield. El distanciamiento social nos obligó a reconsiderar y ver actividades por redes sociales junto al acompañamiento de testigos. Actividades con la UNQ, con el Consejo del Sitio, con el programa Envión, junto a la dirección de juventud, con el programa jóvenes y memoria son algunas actividades que tenemos pensado.

–  Se conoció la prisión domiciliaria de Miguel Etchecolatz…

– En principio repudiar la decisión del Tribunal Oral Federal N° 6 de CABA de otorgarle el beneficio del arresto domiciliario a Etchecolatz en el marco de la causa «Puente 12», en la que fue condenado en 2018 a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad. Si bien no se hace efectivo por la existencia de otras causas judiciales en las que no lo obtuvo, si se la llegaran a dar volvería a la casa de Mar del Plata, donde ya tuvo domiciliaria y fue repudiado por el pueblo. Lo llamativo es que la decisión judicial se da a 44 años de ‘La Noche de los Lápices’.