Este jueves 5 de julio Carla Lacorte se presentará junto a su abogada María Aída Bassi para apelar ante la Cá-mara de Casación Provincial de la ciudad de La Plata la libertad asistida del ex oficial de la policía bonaerense José Salmo, que la baleó y dejó en una silla de ruedas en 2001.
Vale recordar que el Juez de Ejecución Penal de Quilmes Federico Merlini, màs conocido como el “Mago Merlini” por la cantidad de excarcelaciones que le brinda a los reos, le otorgó la libertad asistida a Salmo, un beneficio que la dirigente del CeProDH (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos) y el PTS (Partido de Trabajadores en el Socialismo) rechazó por considerarlo incompatible con la condición de ser policía de gatillo fácil y por la peligrosidad de su accionar ya que no sólo le disparó por la espalda a Lacorte a muy poca distancia sino que prosiguió con una balacera en una calle llena de gente.
Además el juez Merlini volviò a hacer magia, le redujo la condena en ocho meses y le otorgó la libertad condicional por lo que, los años que Salmo pasó efectivamente en prisión se redujeron sensiblemente.
Lacorte, que anunció la realización de una conferencia de prensa en la que estará acompañada por organizaciones de derechos humanos y políticas en la entrada de la sede judicial de 7 entre 55 y 56 a las 10:30 horas del jueves, sostuvo: “Hace unos días nos enteramos que el Juez Merlini también le había recortado en 8 meses la condena a Salmo por estudios y buena conducta. Jamás nos notificaron de esa decisión y “casualmente” tampoco el juez nos lo informó cuando estuvimos en audiencia con él. De esta manera le dio tres beneficios: el recorte citado más la libertad anticipada más la salida a los dos tercios de su condena, toda una serie de privilegios, más que beneficios de los que no goza ningún preso común, pero sí se le otorgan a este policía de gatillo fácil que representa un verdadero peligro para la sociedad, como lo demostró cuando desató una balacera en una calle llena de gente. De esta manera Merlini actúa acorde con la impunidad con la que manejó este caso la justicia quilmeña, a la que sólo logramos arrancarle una condena efectiva después de más de una década de lucha y movilización”.
“Merlini es Chocobar”
La dirigente del PTS agregó: “Como venimos denunciando esta postura de Merlini es acorde a la doctrina Chocobar con la que se intenta legitimar el accionar policial para luego reprimir a los que salen a luchar por sus derechos, algo que el presidente y los gobernadores necesitan para poder aplicar el ajuste acordado con el FMI. Por eso hoy más que nunca vamos a redoblar la lucha para enfrentar la represión”.