Luego del asesinato del joven Marcos de 18 años durante una entradera, vecinos y amigos de la familia salieron a la calle a reclamar por màs seguridad.

Durante la multitudinaria marcha que culminò en la puerta de la sede policial, los manifestantes pasaron por el negocio donde trabaja su mamà.

En todo momento siempre se reclamò màs seguridad y se repetía la necesidad de la comunidad de poder vivir màs tranquilos.