En diálogo con El Suburbano, el joven dirigente Matías Festucca, precandidato a Intendente de Quilmes por Unidad Ciudadana, se refirió al aterrizaje de Aníbal Fernández en el distrito en un concurrido acto con vecinos y militantes luego de un largo tiempo, de las PASO que ya se vienen, y del modelo de gestión que llevará adelante en caso de llegar, entre otros temas…

 

– ¿Qué significó para vos y qué lectura le das a la bajada de Aníbal Fernández a Quilmes?

– Es un apoyo significativo, no sólo en términos personales, sino para los cientos de compañeros que todos los días ponen el hombro para la construcción de un proyecto que incluya a todos los quilmeños. Aníbal desde su experiencia política nos nutre a todos. Fue un encuentro maravilloso, lleno de mística pero también es un compromiso enorme para cada uno de nosotros.

¿Cómo imaginas las PASO que se vienen. Unas PASO con varios precandidatos o sólo habrá un par? Qué lugar imaginas para la militancia?

– Será una instancia que se resolverá en pocos días. Nosotros tenemos la convicción y la fuerza para afrontar esa coyuntura cualquiera fuera la situación. Siempre es bueno llegar a una lista de unidad, pero si no se da, competimos; el que gana conduce y el que pierde acompaña. No es nada dramático.

– ¿Cómo se seduce al resto de los compañeros del partido que no tengan lista?

– No sé si se trata de seducción, con la mayoría de los compañeros y compañeras dirigentes de Quilmes compartimos el diagnóstico de cuál es la situación del distrito, identificamos los mismos problemas y sabemos que gran parte de la sociedad quilmeña está sufriendo los embates de un gobierno que hace casi 4 años lo único que hace es quitarle derechos, después, y es común que eso pase, podemos tener diferencias en cómo abordar esos problemas, pero creo que con diálogo se puede solucionar.

– Hablando del municipio ahora, ¿qué modelo de gestión te imaginas  llevando adelante en caso de llegar?

– Creo que antes de hablar de un modelo, primero deberemos estudiar cuál será la situación real en la que queda la administración local. Es claro que debemos mejorar sustancialmente la calidad y la cantidad de los servicios públicos que brinda la municipalidad, desde la recolección de basura hasta los insumos médicos de las salitas de salud. A los quilmeños nos metieron en una falsa dicotomía, una especie de grieta local, donde un intendente puede hacer gestión o para el centro de Quilmes o para los barrios. Eso es una mentira. Es una lectura fácil. Nosotros vamos a gobernar para todos, escuchando las necesidades de cada vecino y priorizando los momentos de ejecución de cada programa.

– ¿Scarabino y Villordo son modelos de gestión a seguir?

– Creo que el mejor modelo es el que escucha siempre al vecino. No creo en eso de modelos preformateados de gestión. Quizás en el momento que gobernaron era el mejor modelo. Hoy estamos en el siglo XXI, la demanda y las necesidades de los vecinos se transformaron, conocerlas es parte de hacer una buena gestión.

– ¿Tus primeras dos medidas en el ejecutivo en caso de llegar?

–  Los primeros 100 días de gestión van a ser centrales. Ordenamiento interno, priorización del capital humano quilmeño, jerarquización de las áreas centrales de gestión.

Vamos a priorizar las PyMES de Quilmes, los profesionales de Quilmes, los comerciantes de Quilmeños, al empleado público y a cada uno de nuestros vecinos. No queremos que nos vengan a decir de afuera como tenemos que vivir los quilmeños.