La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof supervisaron una nueva jornada de vacunación contra el coronavirus, en el centro de habilitado en el Parque de la Cervecería de Quilmes, ubicado en Laprida, entre Andrés Baranda y Bernardo de Irigoyen.
“El 29 de diciembre comenzamos a vacunar y no dejamos un día de hacerlo, apro-ximadamente son más de 2 mil de personas que vacunamos diariamente, en este centro de vacunación que es muy grande y que se puede ampliar más, son 800 personas todos los días. Y entre hoy y mañana vamos a llegar a los 100 mil vacunados en Quilmes, que la verdad que es un número muy importante y tiene que ver y es el resultado del esfuerzo, del trabajo, del Gobierno Nacional, Provincial y cada una de las personas que conforman los vacunatorios”, aseguró la Jefa Comunal.
Mayra resaltó que son “100 mil familias en Quilmes que tienen la tranquilidad de saber que si algún familiar o un ser querido se llega a enfermar no va a ser necesario hospitalizarlo o no va a correr riesgo su vida y además este número es más del 50 por ciento de la población objetivo que tenemos en Quilmes, la población de riesgo y los esenciales”.
La Intendenta remarcó que la vacuna es optativa y hay que registrarse para poder tenerla: “El Gobernador lo planteaba muy claramente, estamos en un nivel muy alto de contagios y con este ritmo de contagios la capacidad sanitaria se puede llegar a ver saturada. Hoy se está haciendo un esfuerzo enorme”, dijo Mayra y pidió responsabilidad social y colectiva: “El objetivo es bajar el nivel de contagios”, concluyó.
Mayra y Kicillof recorrieron las instalaciones del vacunatorio, acompañados por el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, el viceministro de Salud de la Provincia, Nicolás Kreplak; el secretario de Salud de Quilmes Jonatan Konfino, el presidente y vicepresidente de Cervecería y Maltería Quilmes, Martin Ticinese y Gonzalo Fagioli, entre otras autoridades.
Kicillof remarcó el crecimiento de contagios en la segunda ola y la necesidad de bajar la circulación. “Nosotros no nos podemos resignar a una meseta. Lo que hay que hacer es bajar los casos, eso lo dejó muy claro el Presidente, lo dejó muy claro la Ministra (Vizzotti), lo dejó muy claro también el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, lo cual nos da tranquilidad porque si tenemos un diagnóstico común de la gravedad de la situación, después veremos las medidas concretas, pero es un punto de partida mejor que el que teníamos antes donde se hablaba de que quedaban camas. No quedan camas en la Capital y en la provincia es cada vez más estrecho. Hay que bajar los casos y tendremos menos gente internada”.