Así lo afirmó la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, participó de la ceremonia de reposición e inauguración del Monumento al Indio Kilme en la Ribera quilmeña, escultura destruida en un accidente de tránsito meses atrás. Encuentro que estuvo a cargo del cacique de la Comunidad India Quilmes, Francisco "Pancho" Chaile.

"Ninguna comunidad que no conoce y no respeta su pasado y sus ancestros puede construir un presente distinto, y un futuro mejor, por eso es tan importante este momento en este lugar, además, poder tener a la vista de todos los vecinos y vecinas de Quilmes y también de tantos otros que visitan nuestra Ribera, una obra de Tito para que puedan conocer nuestra historia y nuestro origen, y que nosotros y nosotras nos sintamos orgullosos y orgullosas", expresó Mayra.

La Jefa Comunal, tras agradecer la presencia del cacique Chaile, aseguró que "nosotros, quienes quizá tenemos algunos años más, pero principalmente nuestros niños y niñas de los jardines y escuelas primarias tienen que saber nuestro origen, de dónde venimos. Tienen que conocer esa historia de lucha, que tenemos que homenajear todos los días y también hacer trascender".

Al tomar la palabra, Chaile afirmó que "me voy realmente muy agradecido, de la Intendenta, de la gente del Municipio, de la gente de Quilmes y de los hermanos aborígenes que viven aquí y que nunca han bajado los brazos. Hoy venimos a inaugurar este monumento, donde venimos a rendir culto a nuestro pasado glorioso"

La obra fue realizada por el artista local y Ciudadano Ilustre de Quilmes, Rubén "Tito" Ingenieri, quien agradeció la posibilidad de poder haber realizado su trabajo con la colaboración del barrio, los pueblos originarios, amigos y un comercio que donó los hierros: "Una obra no se hace sola, se hace con mucha gente y lo mejor que le puede pasar es que dure toda la vida, y agradecemos a la señora Intendenta que dio la orden para que se pueda poner en este lugar".

La actividad se desarrolló en el marco del Día de la Chakana, festividad en la cual cada 3 de mayo los pueblos originarios le rinden tributo al símbolo más representativo de la cultura andina.

El monumento fue declarado de interés cultural por el Concejo Deliberante, mediante la presentación de un proyecto realizado por las concejalas Evelin Giancristóforo y Florencia Esteche. La escultura representa la lucha de aquellos hombres y mujeres que fueron traídos a la fuerza por los colonizadores españoles a la actual ciudad de Quilmes, desde los Valles Calchaquíes en el noroeste argentino, en el año 1666.

Antes del evento, Mayra encabezó una reunión en el Palacio Municipal junto al secretario de Derechos Humanos, Hugo Colaone, el Cacique Francisco Chaile, y los comuneros Ramón Ernesto Vivanco y Marta Elvira Chaile, donde intercambiaron información y expresaron la voluntad de trabajar en conjunto.