La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, supervisó las obras de ejecución que lleva adelante la empresa AySA en el barrio Infantino, de Ezpeleta Oeste, que reparará una deuda histórica que se tenía con las vecinas y vecinos de la zona.
“Esta obra la está ejecutando AySA y es coordinada por el Municipio, a través de la Secretaría de Obras Públicas, que les dará a los vecinos del barrio Infantino una mayor presión de agua, que era algo que ellos venían reclamando. Son 44 manzanas, aproximadamente 7 mil vecinos que hoy están sufriendo la falta de presión de agua y con esta obra van a ver mejorada esta realidad que tiene que ver con su calidad de vida. Vinimos a eso, a mejorar la calidad de vida de los vecinos y con esta obra vamos a hacerlo”, afirmó la Jefa Comunal, quien fue acompañada por la secretaria de Obras Públicas, Cecilia Soler y su equipo técnico, el director de Obras de Terceros, Ramiro Beltrani y el subsecretario de Obras e Infraestructura, Sebastián García. También estuvo presente por parte de AySA Omar Avegno, junto a la cuadrilla de obra.
“Este trabajo consiste en la colocación de 700 metros de cañería para reforzar la presión de agua del barrio Infantino. Tenemos un plazo de ejecución de dos meses y a mediados de marzo entrará en servicio la cañería, que será un beneficio para más de 7 mil vecinos. Es una deuda que se tenía en esta zona de Ezpeleta y que la Intendenta empezó a reparar”, señaló Ramiro Beltrani.
Los trabajos que se están llevando a cabo son el refuerzo de la red secundaria de agua potable de la zona y tienen el objetivo de mejorar el nivel de servicio en el transporte de agua potable dentro del barrio Infantino. De esta manera, se decidió instalar una cañería de 160mm de diámetro y material PVC, en una longitud de 730 metros.
Esta obra, que abarca la traza de la calle 401 bis entre Andrés Baranda y Blas Parera, se beneficiarán 7.040 vecinos y vecinas; y se encuentra en un avance del 90%, con fecha estimada de finalización y puesta en servicio para el 15 de marzo de 2020.