Cuando este medio dio a conocer la semana pasada los vínculos entre el cuestionado empresario quilmeño Pablo Aparo y el ministro de Desarrollo Social, Santiago López Medrano, el funcionario, hoy con Vidal, puso el grito en el cielo, a la vez que allegados al “Rey de la Contratación Directa”, como llaman a Aparo en los círculos de poder, buscaron minimizar el impacto ya que buscan aterrizar en Villa Itatì en una obra faraónica que tiene a López Medrano como principal lobista con contactos locales. Ampliaremos…