El intendente Martiniano Molina encabezó los trabajos de asistencia para dar respuesta rápida a los vecinos damnificados por el temporal de lluvia y viento que azotó a Quilmes, con 170 milímetros de agua caída.

El Municipio activó inmediatamente un operativo que incluyó la intervención de más de 400 agentes de las áreas de Defensa Civil, Seguridad y Ordenamiento Urbano, Servicios Públicos y Desarrollo Social, junto con Bomberos Voluntarios y el SAME. El accionar de todos los equipos se coordinó en el Centro Único de Monitoreo (CUM)

“Destacó el enorme trabajo que vienen realizando todos los equipos municipales, tanto de Emergencias, Gobierno, Desarrollo Social, guardavidas o SAME. Todo esto se soluciona con obras de fondo, por eso quiero agradecerles a la gobernadora María Vidal y al presidente Mauricio Macri por el apoyo incondicional. Tengo su palabra para continuar con estas obras que llegaron para quedarse”, declaró Molina.

El Municipio habilitó tres centros asistenciales para recibir a los 120 evacuados que pasaron la noche del sábado en el CIC Santo Domingo de Bernal, en el Club de Leones de Solano y en Asociación Sin Fronteras para la Discapacidad de Solano.

Los damnificados recibieron provisiones  y atención médica a cargo de personal del SAME. Además, se está brindando atención en el Club Juventud, en el jardín de infantes municipal La Florida y en el comedor La Victoria de los Chicos, entre otros lugares.

Desde la Secretaría de Desarrollo Social indicaron que, como parte del operativo de asistencia, se entregaron módulos compuestos por agua, alimentos y kit de limpieza, entre otros artículos a cerca de 850 familias de IAPI, La Ribera, Solano, La Florida e Itatí, entre otros barrios.

Para tal tarea, el personal municipal contó con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, del Ministerio de Desarrollo de la Provincia y del Organismo Provincial de Integración Social y Urbana de Buenos Aires (OPISU).