En su segunda sesión ordinaria del año, el Concejo Deliberante dio ingreso a 28 expedientes, dos de los cuales fueron tratados sobre tablas. Una de ellas aprobó la cesión de dos parcelas de tierra en favor de la iniciativa de crear una escuela de perros lazarillos.

Numerosas minutas de comunicación fueron aprobadas. Pedidos al Ejecutivo que van desde el retiro de basura en el oeste del distrito; la inspección de infractores de tránsito en la avenida 12 de octubre entre Andrés Baranda y las vías del ferrocarril; pedido de informes por obras de desagües y sumideros y el pedido de restitución del busto del expresidente Hipólito Yrigoyen de la plaza Guillermo Wheelwrigt, más conocida como “De la Estación”. También, el pedido de patrullas para un grupo de vecinos del barrio La Paz y un informe vinculado a las escandalosas horas extras realizadas en el área de servicios públicos.

Sobre Tablas, los legisladores decidieron dar tratamiento preferencial a dos de las iniciativas ingresadas y así dejaron sancionada la cesión de dos parcelas ubicadas en Ezpeleta, para que el Club de Leones pueda concretar la creación de una escuela de perros lazarillos.

Se trata de un predio fiscal actualmente sin uso, que servirá para la crianza y entrenamiento de perros guía para personas no videntes, animales que, tras recibir el entrenamiento adecuado, son asignadas al socorro de quienes puedan tomar su asistencia.

La siguiente iniciativa expresó su apoyo ante la preocupación del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia en torno a la posibilidad de instalación de la controvertida cadena Farmacity.

Al concluir el debate legislativo, el presidente del Cuerpo, Juan Bernasconi, señaló que “A medida que el año avanza la intensidad del trabajo y los debates aumenta”.

Al referirse a las controversias desatadas en torno a las obras que el Ejecutivo lleva adelante y que merecieron algunas críticas de ediles opositores, el presidente señaló su coincidencia con el edil oficialista Guillermo Galetto. “Es curioso que en una etapa donde lo que abundan son las obras de infraestructura que Quilmes nunca vio, las quejas se concentren en cosas menores y hasta forzadas; que olvidan que, en un puñado de años a este ritmo, Quilmes será una ciudad transformada”, finalizó Bernasconi.