Prof.Ezequiel Brizuela y Maria Rizzo, Coordinadores. Como fondo obra de Ludovico Perez.

Prof.Ezequiel Brizuela y Maria Rizzo, Coordinadores. Como fondo obra de Ludovico Perez.

El arte ha sido siempre un refugio y una forma de expresión que asegura compartir con otros nuestra sensibilidad. Apostar a la pintura es un canto a la esperanza en tiempos de dudas, de angustia y de dolor. Mucho de eso nos ha dejado la Pandemia. Sin embargo, luego de tanta distancia surge la posibilidad del encuentro y si es en torno a bellas pinturas el resultado es, sin duda, una experiencia placentera.

Es por eso que la apuesta de la recientemente ignaugurada GALERÍA DE ARTE PIAMONTE en Av.Mitre 690 se vuelve valiosa en Berazategui. Descubrimos allí, en pleno corazón gastronómico, un espacio para los artistas del conurbano que, bajo la mirada atenta de María Rizzo y Ezequiel Brizuela, participaron de la primera muestra del lugar. Sus organizadores convocados por los propietarios de Piamonte se dieron el lujo de reunir a Alicia Goranc, Amalia Ampolo, Bibiana Faraguto, Cristina Zapata, Daniela Ibañez, Edith Lozano, José Lo Russo, Mariela PausichMirta Islaz, Norma Cistaro, Pablo D. Montagna, Rosana Decoud, Sergio Dzyhajlo y Silvia Manzur. Todos con sus trazos llenaron de color una sala que promete ser espacio vivo para el arte local. Corona esta iniciativa un artista de lujo: Ludovico Pérez, quien se convierte en invitado de Honor que engalana la muestra con su trayectoria.

Las obras estarán expuestas desde el 8 de abril hasta el 20 de mayo y la galería puede visitarse gratuitamente en la parte posterior del comercio desde las 10 hasta las 20 horas. Allí encontrarán una fiesta de colores y texturas que dan vida a distintos paisajes y personajes. Los sentidos se estimulan también por el perfume a café que ronda el ambiente. Un lugar ideal para el placer estético y para dejar que las emociones fluyan frente a las múltiples representaciones. Un bandoneón invita a recrear momentos tangueros, un barco nos lleva a pensar en nuestros inmigrantes y un rancho nos propone vivir la alegría de un festejo popular. La paz del cielo celeste se despliega en varias obras que se mezclan con la incipiente sonrisa de John Lennon lograda a través de complementar la pintura con elementos poco usuales como ganchos de carpetas, tuercas y tornillos. Hay mucho más por descubrir... sorprendete.

 Eliana Klostchan