El controvertido dirigente y diputado nacional, Alfredo Olmedo, ya tiene a su hombre en Quilmes. Se trata de Luciano Rodríguez, un joven de 37 años que ya dio sus pri-meros lineamientos si llega a la jefatura comunal: “Voy a eliminar la delincuencia y la droga de Quilmes. Estamos dando los primeros pasos para conformar un proyecto político serio para el distrito. Buscamos una verdadera transformación centrada en la lucha contra las drogas y la inseguridad”.