El fiscal suspendido Juan Ignacio Bidone, quien estuvo al frente de la Unidad de Delitos Complejos de Mercedes hasta que explotó el D’Alessiogate, aseguró que la pesquisa sobre el Triple Crimen de General Rodríguez que él tuvo a su cargo intentó ser direccionada contra el ex jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández. ¿Quiénes estuvieron detrás de esa maniobra? Según declaró Bidone, D’Alessio, a instancia de la diputada nacional, Elisa Carrió.

El fiscal, que a diferencia de Carlos Stornelli se presentó en la Justicia, fue indagado ayer por el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, en el marco de la causa en que se investiga una red de espionaje ilegal con terminales de lo más variadas. Está acusado de ser quien le proveyó a D’Alessio los registros telefónicos y migratorios de algunas de las personas que luego fueron extorsionadas por la banda criminal. Bidone, quien no fue aceptado como arrepentido por el fiscal Juan Pablo Curi la semana pasada, brindó ante el magistrado un testimonio similar al que expuso con su colega.

Uno de los puntos centrales de la declaración de Bidone fue la causa del Triple Crimen, en la que D’Alessio participó de forma ilegal. En ese contexto, el fiscal habló de “reuniones” que el sobrino del Escribano General de la Nación mantenía con Carrió. “Según él mismo (por D’Alessio) contaba inicialmente su relación había sido con la legisladora Paula Olivetto (sic), a quien le habría presentado diversos proyectos relacionados con temas de narcotráfico y de hidrovías y que ella habría sido la persona a través de la cual llegó a la Dra. Carrió”, relató el indagado.

De acuerdo al testimonio de Bidone, D’Alessio le contó que se reunió con Carrió en la casa de la legisladora en Exaltación de la Cruz, y que luego de aquel encuentro lo contactó telefónicamente. “No se si me llamó ese mismo día o al siguiente”, narró el fiscal suspendido. Y recordó que el extorsionador le comentó “que habían hablado de alguno de los familiares de D’Alessio que Carrió conocía” y “del Triple Crimen de General Rodríguez”. Según le dijo el falso abogado, “estaba enojada conmigo y que me quería ‘hacer mierda’ por no haber imputado a Aníbal Fernández en esa causa y que ella quería vincularlo a toda costa.” Sobre el encuentro entre D’Alessio y Lilita en Exaltación de la Cruz también se explayó Rolando Graña en su declaración testimonial (a diferencia de una indagatoria, el testigo está obligado a decir verdad).

“Aclaro que una de las líneas de investigación en la causa del Triple Crimen fue Aníbal Fernánedez y yo no encontré elementos para imputarlo y que incluso hasta el día de hoy tengo entendido que tampoco ha sido citado en tal carácter en el juzgado de la Dra. Servini. No sé por qué la Dra. Carrió tomó como una cuestión personal esta circunstancia”, continuó Bidone.

No fue la única referencia al tema. Bidone también presentó un escrito, que es un resumen de lo que declaró y que formó parte de la indagatoria. En ese documento, en el punto XIV, se refiere a Eduardo Menchi. Allí, el fiscal explica que se trata de “una persona vinculada con el Triple Crimen, tan es así que resultó testigo en aquel proceso”, explicó. Y dijo que profundizó sobre el tema en su exposición ante Curi cuando intentó ser aceptado como imputado colaborador. Allí, cuenta Bidone, “me explayé como D’Alessio me repetía que la Dra. Carrió estaba muy enojada conmigo por no involucrar al Dr. Aníbal Fernández en el tráfico de la efedrina y el triple crimen, y que el camino para hacerlo era justamente Menchi”.

¿Esto tendrá alguna relación con el hecho de que el ex policía José Salerno, uno de los acusados en toda la trama del tráfico de efedrina, haya prestado testimonio para la operación contra Aníbal Fernández desde la casa de Carrió? Salerno, vinculado con una de las víctimas del Triple Crimen, Damián Ferrón, fue entrevistado en 2015 por el programa Periodismo para Todos, conducido por Jorge Lanata, en el departamento de la legisladora. En ese reportaje dijo que “La Morsa” era Aníbal Fernández, algo que luego fue descartado por la Justicia.

“No es una cosa que se hizo para ser ocultado, todo lo contrario. Se dejó registro en acta notarial, ante escribano público, de dónde se estaba haciendo y en qué consistía la entrevista”, intentó defender la situación el entonces diputado Fernando Sánchez, compañero de bancada de Elisa Carrió. Actualmente, Sánchez es secretario de Fortalecimiento Institucional en la jefatura de gabinete de la Nación.

Chispazos

Eduardo “Chispa” Menchi fue socio de Martín Lanatta, uno de los condenados en el Triple Crimen y protagonista de la triple fuga, en la empresa Homeland Brokers Security. Menchi era un hombre cercano a D’Alessio: registra 12 visitas a la casa del extorsionador entre el 5 de diciembre de 2017 y el 14 de febrero pasado. En Dolores estiman que Menchi participó en operativos de la banda.

De acurdo al relato del imputado Rolando Barreiro, agente de la AFI entre 2002 y 2016, Chispa fue definido por D’Alessio como “un buen cobrador”. “Era una persona que te apretaba para pagar una deuda”, explicó Rolo. Al parecer, Menchi era “multitareas”. En el reciente procesamiento de los excomsiarios Ricardo Bogoliuk (ex AFI también) y Aníbal Degastaldi, Ramos Padilla hizo mención al siguiente mensaje que D’Alessio le escribió al primero antes de llevar a Gonzalo Brusa Dovat (de PDVSA) a la fiscalía de Stornelli: “Mañana arranco a las 6.30 para estar a horario. Lo contraté al chispa y al alemán (q es campeón de vale todo) q me acompañan vestidos de negro. Lo vamos a hacer bien! (sic)”.

Según atestiguó Graña en Dolores, “en el libro ‘La ruta de la efedrina’ de Santoro, en que D´Alessio fue una fuente fundamental, hay varias páginas dedicadas a Menchi y su relación con Aníbal Fernández”.

En su declaración ante Curi, en pos de poder ser aceptado como arrepentido, Bidone afirmó algo muy parecido a lo que dijo ante Ramos Padilla respecto al encuentro entre D’Alessio y Carrió aunque brindó más detalles. Por ejemplo, dijo “que D’Alessio había quedado en colaborar con ella por ese tema; en particular, con Menchi”. Y que el espía falso le decía: “Menchi te va a llevar a Aníbal Fernánez y mencionaba esa relación entre Romero -hermano del gobernador de Salta- y Aníbal Fernández en la compra del diario (El Tribuno)”. Esos textuales están en las actas que se conformaron la semana pasada tras las audiencias de Bidone con su par de Dolores. También se le presentaron a Ramos Padilla ayer, según dijo a El Destape el abogado de Bidone, Diego Álvarez Bognar.

La recusación

Molesto por no ser aceptado como imputado colaborador, Bidone recusó a Curi antes de ser indagado, según explicó Álvarez Bognar.

“Aportamos datos novedosos. Nadie sabía la presión que ejercieron sobre Bidone para que vaya detrás de Aníbal Fernández. Personas sobre las que no existía elementos de prueba para que las vinculen al expediente. Y así aportó un montón de datos. Nadie sabía que D’Alessio había pedido el teléfono de Giselle Robles (exabogada de Leonardo Fariña. Ver nota aparte). Mi cliente también hizo saber cómo apareció D’Alessio: todo indicaría que fue enviado a través de Barreiro por autoridades máximas de la AFI. Todos elementos que no estaban en la causa y eran para que se aceptara a Bidone como imputado colaborador”, aseguró Álvarez Bognar a El Destape.

De acuerdo al letrado, tras la recusación, “el juez fijó audiencia oral para el lunes, porque se discute ante el juez la recusación del fiscal. Ese día el magistrado va a tener que definir la recusación que planteó (Maximiliano) Rusconi y que planteo yo. En base a eso, definirá si corresponde o no apartar al fiscal”, concluyó.