La situación es crítica. El Coronavirus avanza y las instituciones educativas privadas comienzan a evaluar el cierre, ya que muchos padres no abonan las cuotas que deben pagar por la matrícula de los niños.

Primero fue el San Benito de Quilmes Centro. Ahora, lamentablemente, es el turno del jardín de infantes y maternal CREARTE de San Francisco Solano, el que sus dueños amenazan con cerrar sus puertas.

Esta decisión, genera la preocupación de los padres, ya que la institución es única en la zona. Aseguran que las autoridades amenazaron con no reabrir sus puertas por la falta de pago de las cuotas de medio centenar de familias.

Esta situación, deja a la deriva el trabajo de 17 docentes, y la matrícula de 192 chicos.