Meses atrás había sufrido un “ataque” similar que generó un manto de sospechas. Nuevamente, el estudio del abogado penalista Marcelo Valenti fue violentado en horas de la noche. Los delincuentes revisaron documentación, y sólo –al momento- se detectó el faltante de la bomba de agua, por lo que las sospechas vuelven a recaer en si es un mensaje mafioso.

El estudio está ubicado en pleno centro de San Francisco Solano. El o los malvivientes rompieron la persiana y la puerta de vidrio para ingresar. En su interior, revisaron diferente documentación de los archiveros, revolvieron los cajones y casi no se llevaron objetos de valor.

Tras retirarse del estudio dejaron la computadora, cafetera, triturador, y otros artefactos que se encontraban en el lugar. Lo que llama la atención de mucho hasta del propio Valenti.

En estos momentos, el letrado se dirigía a la sede la Comisaría Cuarta de San Francisco Solano radicar la denuncia policial.