No es la primera vez que se quitan recursos de la Provincia a instituciones educativas del distrito. En es-ta ocasión, se trata de los cinco Centros Educativos Municipales de Avellaneda, a los que se les retiran 5.711.110,38 de pesos en subvenciones que se utilizaban para pagar los sueldos de su personal docente.
En su argumentación, el gobierno que encabeza la gobernadora María Eugenia Vidal expresa que “se considera innecesario ese gasto”, debido a que dan por satisfechas las necesidades educativas del distrito.
Antes esta decisión, la Municipalidad aportaba un 56 por ciento de los 30,6 millones de pesos que de-mandaban anualmente estas instituciones, y a partir de este retiro del gobierno provincial, la Comuna subirá su proporción al 74 por ciento de ese monto que precisan los CEM para seguir funcionando y mantener así su importante función de apoyo escolar y contención social.
En este año, el Estado municipal además tiene previsto invertir 400 millones de pesos en obras de infraestructura y equipamiento para las escuelas provinciales locales de todos los niveles y modalidades, reafirmando así su compromiso con la educación pública, ante la falta de gestión y compromiso de la gobernación.
A principios de marzo, y también por decisión de la gestión de la gobernadora María Eugenia Vidal, se re-tiraron más de la mitad de los fondos que se destinaban al pago de sueldos docentes en el Instituto Municipal de Cerámica, el Instituto Municipal de Artes Plásticas, el Instituto Municipal de Música y el Instituto Municipal de Fotografía.
Dicha reducción implicó para este año un total de más de 6,7 millones de pesos, que ya son afrontados por la Comuna para que dichos establecimientos puedan seguir brindando los mismos cursos y mantener la prestación que ofrecen a su numerosa matrícula de alumnos.
De este modo, ya suman 12.418.282 de pesos los fondos que han sido recortados por el gobierno provincial a la educación pública de nuestra ciudad, mostrando que la verdadera política que lleva adelante es la del vaciamiento educativo y un duro ajuste cuyas consecuencias recaen sobre los docentes y estudiantes de Avellaneda.