Desde que se hicieron públicas las denuncias de abuso a menores dentro del jardín de infantes que funciona en la sede del Sindicato de Luz y Fuerza Quilmes, sus autoridades buscaron evadir responsabilidades por el trabajo del Profesor apuntado por los niños.

Sin ponerse colorados, todos los consultados se negaron a dar información sobre el denunciado Carlos Oberst. Es más, hasta negaron responsabilidades laborales para poder bajarle el tono a las más de diez denuncias que son investigadas por la UFI 8 de Quilmes, a cargo del fiscal Alejandro Ruggieri. Denuncias que coinciden en el mismo modus operandi: El docente señalado habría besado y manoseado a los niños.

Pero como el ocultamiento tiene patas cortas, este medio accedió a información en la que se verificó que el denunciado Carlos Oberst no solo es jubilado del Instituto de Previsión Social de la Provincia de Buenos Aires (IPS), sino que es empleado del Sindicato de Luz y Fuerza Capital Federal.

El dato no pasó desapercibido, y según pudo confirmar este medio, esa información es parte de la causa que investiga Ruggieri.

Mientras la causa comienza a ser investigada, familiares y amigos de los niños presuntamente abusados se movilizarán este martes a la puerta de los tribunales quilmeños para exigirle a la Justicia una rápida resolución, ya que temen interferencia de la política.