El número es alarmante, por lo que la situación genera una fuerte preocupa-ción en los distintos estamentos del Estado. Durante el fin de semana, fue el propio ministro de Salud Bonaerense, Daniel Gollán, quien afirmó sobre la ocupación de camas de terapia intensiva de la Provincia se encuentra «como en el peor momento del año pasado». Mientras que la medicina prepaga «están en estado de colapso con el 95% de ocupación».
En el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el problema se agudiza: el 68,1 por ciento de las camas están ocupadas. Número que explica que haya sectores del sistema sanitario –público y privado– que incluso reclaman medidas más drásticas del Gobierno Nacional.
Ante esta situación, desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) informó cuál es el estado de ocupación de las UTI, públicas y privadas. Señalaron que según un relevamiento de un total de 1046 camas (10% del total de las disponibles en el país), la tasa de ocupación alcanza al 93%. El 57% de estas correspondieron a pacientes con Covid-19, el 78% de los cuales requieren ventilación mecánica (ARM).
Del muestreo participaron 53 instituciones, 22 públicas y 31 privadas. En las públicas, de un total de 395 camas, se observó una tasa de ocupación del 93%; en las privadas, de un total de 651 camas, la tasa de ocupación fue del 94%, de las cuales el 54% fueron pacientes con Covid-19, 79% con ventilación mecánica.