La relación entre el poder varelense y el gremialista Daniel Zisuela para prostituir adolescentes ya empieza a conocerse en la primera jornada del juicio oral . De acuerdo al relato de los primeros testigos frente al Tribunal Oral 2 de Quilmes se expuso con nombre y apellido a cada uno de los presuntamente involucrados: Políticos, sindicalistas y empresarios. Por momentos pareciendo recordar a la etapa más negra de la Catamarca del Clan Saadi y su banda, cuando los poderosos y sus hijos realizaban fiestas y orgías, incluso llegando a casos extremos, como la muerte de María Soledad Morales, que representó el inicio del fin de esta etapa negra en la provincia. 

Esto es más cerca, en Florencio Varela, y por ahora no es tan extremo, pero sí igual de impúdico y siniestro, de como personajes púlicos usaban ese poder polìtico para corromper menores….   

Según informó el medio CIB que dirige Alberto Moya, único que se animó públicamente a blanquear nombres de los primeros nombrados, la testigo describió los abusos sexuales a los que habría sido sometida. Y no dudó en describir un departamento de la calle Berutti, en el Cruce Varela, y una casa amarilla alquilada con quincho, a la que iban Hugo Pereyra, El Lagarto Olmedo, Diego Giménez; Darío Olmedo, y Cacho Escobar, denunciado hace años en la causa de los colectivos truchos.

También se señaló como un lugar de reclutamiento el restaurante Prince’s, donde comían –se afirmó- el titular de Defensa Civil del Municipio de Florencio Varela, Franco Risso, el director de Seguridad, Barraza.

De acuerdo al relato de testigos en el restaurante se elegían pibas a las que se enviaban a los hoteles alojamientos: Susurro, de Federico Negri; Ruca Malen y El Refugio. Y según la denuncia, Zisuela le ofrecía pibas a Amancia Báez que se acostaba con ellas.

El acusado también tenía un prostíbulo en Pinamar a cargo de Pamela Sosa, militante del Partido Justicialista. Paula describió el lugar.

Otra mencionada fue Mirta Rojas, denunciada por estas actividades desde hace una década, como aportante de chicas por las que Zisuela le pagaba por mes.

Así comienza a develarse nombres del poder varelense que mantenían estrecha relación con el acusado de facilitación y promoción de la prostitución de personas menores de 18 años. Declaración que obligó al Jurado –por pedido de la testigo- que los acusados escucharon todo detrás de un biombo colocado dentro de la sala. Y brindó detalles de como desde octubre del 2013 hasta junio de 2017 fue llevada por el exconcejal a distintos hoteles alojamiento de Quilmes y Varela, casas en esta última localidad, donde habría mantenido relaciones sexuales con él, con otras mujeres y con otros hombres. Todo esto a cambio de dinero.

Las audiencias del TOC N° 2 de Quilmes continuarán hoy y mañana con más testimonios.