Son muchos los factores que contribuyeron a cambiar las características que hoy en día se buscan a la hora de comprar un terreno y elegir un lugar de residencia. Tras la pandemia, las personas prefieren lugares abiertos y zonas agrestes que permitan mayor libertad, siempre con el beneficio de disfrutar de una hermosa vista. Pueblo Chapelco cumple con estas dos características, sumadas a una propuesta smart, slow y sustentable que incorporó recientemente una imperdible casa de té, para poder empezar a disfrutar ya de tan increíble entorno natural.

Fotos: Leo Casanova

Con lotes vendidos en más de la mitad de sus 76 hectáreas, Pueblo Chapelco se encuentra ahora encarando la etapa final de las aprobaciones provinciales, estudios ambientales mediante, que les permitan avanzar con las obras relativas al tendido de servicios. El proyecto contempla el abastecimiento de agua desde un pozo propio; la energía generada por paneles solares y turbinas hidroeléctricas, sumada al tendido del EPEN que ya se encuentra en el lugar; y la calefacción con calderas generales que se alimentan con chips de madera, lo que permite reutilizar los restos de poda que se acumulan comúnmente en todo el pueblo.