El Municipio de Quilmes informa que este fin de semana se logró desarticular una fiesta clandestina con más de 400 personas.

La denuncia llegó a través de un llamado al teléfono de denuncias de la Agencia de Fiscalización y Control Comunal, 4350-3000 interno 5023/5024.

La fiesta se realizaba en una fábrica ubicada en Esquiú 835 ex 817 con presencia de menores de edad.

Al llegar al lugar, los inspectores de nocturnidad junto a la Policía identificaron al titular a quien se le pidió desarticular la fiesta por no tener el permiso correspondiente para su realización y no cumplir con los protocolos COVID-19 que exige el Municipio.