Este sábado se realizó una descomunal poda de los árboles que estaban sobre la calle Cuelli, entre la avenida Acha y Miguel Cané, de Quilmes Oeste, a metros de una enorme fábrica abandonada; inmediatamente de haberlos cortado, los vecinos -alertados- llamaron a Control Urbano de la Municipalidad de Quilmes, quienes de acercaron de inmediato al lugar, y ahora buscan a los responsables a los que se tiene identificados.

Añosos árboles de mas de 50 años fueron cortados en lo que los lugareños cnderan una “matanza ambiental”. “Esto da una sombra impresionante en verano, y para los vecinos es un pulmón de oxigeno puro necesario. Que pague, quien tenga que pagar”, dijo Ezequiel ante la requisitoria de El Suburbano.

Cabe recordar que el tiempo de poda ya terminó, ya que estamos ingresando en la primavera, y ésta se debe realizar en otoño.