El Cervecero le ganó claramente a Olimpo de Bahía Blanca, en la última jornada, por 3-1 en el Centenario y se mantuvo en la B Nacional.
Tras una semana de incertidumbre ,Luego de perder 2-1 en Puerto Madryn, Quilmes llegaba muy complicado al partido definitorio a disputarse en el estadio Ciudad De Quilmes frente a Olimpo. Los de Lemos necesitaban ganar para no depender del resultado de Los Andes, quien jugó frente a Morón en simultáneo y que finalmente fue goleado.
Casi veinte mil se acercaron hasta el Cente-nario para alentar al Decano del fútbol argentino y minutos después de lo anunciado, comenzaba a girar la redonda y en la primer media hora ni Quilmes, ni el ya descendido Olimpo, tuvieron chances claras de abrir el marcador. Recién, en la oportunidad más clara para los de blanco, Mauro Bellone (31′ PT), abrió el marcador, que empezaba a aclarar el panorama para iniciar el camino a la permanencia en la B Nacional, que se veía reflejado en las pobladísimas tribunas que “bancaron” al Cervecero. Así se fueron los primeros 45 minutos, con cierta tranquilidad para encarar los últimos minutos de un campeonato para olvidar
Tras el entretiempo, las radios y teléfonos acercaban la información del partido que se disputaba en el oeste. Acá en el sur, empezaban a suceder jugadas para el local, si poder convertir para liquidar el encuentro, en donde un triunfo lo salvaba al cervecero, sin tener que depender de otros resultados. Una llegada aislada de Olimpo, hizo lucir al arquero Ledesma y nada más para los de Bahia.
En Morón, “Entró Akerman” y en Quilmes la historia se hizo más sencilla. Minutos después se gritó el gol del Gallito como si fuera propio (cosas del fútbol. Quilmes estaba cada vez más cerca de mantener la categoría. El griterío no paraba en el sur. Al ratito, Anselmo (22´ST) marcó el 2-0 que hizo caer lágrimas de desahogo en el Centenario, al mismo tiempo, Akerman ponía las cosas 2-0 para Morón y esto hundía más al Mil rayitas. Diez minutos más tarde (32′ ST), el propio “9” Cervecero, tiró un centro atrás, el defensor Lluy conectó y marcó el 3-0 que ahora sí, confirmaba a Quilmes un año más en el GPS de la B Nacional. Ya al final de ambos partidos, Graciani marcaba el descuento de Olimpo para que finalice 3-1 en el sur. Y otra vez Akerman marcaba el 3-0 para Morón para darle fin en el Oeste. El abrazo y festejo final para cumplir un objetivo chico para una institución añeja y con mucha historia, pero que refleja un triste actua-lidad.
Así el Cervecero cerró una de las peores campañas de la historia, logrando nada más 26 puntos de los 78 en juego. El QAC terminó en el puesto número 18 en la tabla, salvándose de no descender a la tercera categoría.
Ya llegará la hora de encontrar responsables, de ayer y hoy con caras repetidas en los años, pero eso quedará para más adelante. Permitamos unos minutos para el festejo y unir fuerzas para este año electoral del club, en donde los resultados futbolísticos siempre pueden dar sacudones en las urnas, el tiempo dirá cuál será el horizonte en el futuro cervecero y donde se parara éste Quilmes Atlético Club, en el nuevo contexto del Fútbol Argentino.

Valentín Leocata (@valeenleocata)