Cansados de irregularidades y falta de respuesta por parte de la justicia y funcionarios, numeros entidades històricas y vecinos de Bernal Oeste volvieron a escrachar con durísimas pintadas a la Unión Industrial de Quilmes (UIQ) y al titular del Polo Industrial, Ignacio Carpintero.

Enojados, dicen numerosos vecinos, por el viaje a EEUU de Carpintero “antes de darnos respuestas de las dos muertes de hace poco tiempo en las tosqueras del Polo Industrial”, es que nuevamente decidieron pintar leyendas en su contra en numerosas paredes del casco céntrico quilmeño, muy cerca de donde vive el controvertido empresario.

“El está lo más pancho de viaje en el exterior, y ni siquiera fue capaz de hablar antes de irse con familiares de las víctimas, y mucho menos levantar el alambrado perimetral que està sobre la calle Donato Alvarez”, uno de los viejos y esperados reclamos de las entidades de Bernal Oeste.

Asimismo, el enorme enojo con formato escrache llegó nuevamente al frente de la sede la Unión Industrial de Quilmes, sobre la calle Alvear a metros de Brandsen, repitiendo casi las mismas pintadas hechas hace dos semanas. En la última sesión de Comisión Directiva de la UIQ, un móvil de seguridad privada tuvo que cubrir todo el evento. No alcanzó.