Una importante movilización acompañó a Carla Lacorte a la audiencia convocada por el Juzgado de Ejecución Penal Nº 2 de Quilmes- Audiencia en la que se trató el pedido de libertad anticipada del exoficial de la Policía Bonaerense José Ignacio Salmo, quien en junio de 2001 la baleó y la dejó en una silla de ruedas a Lacorte.

La marcha partió de la esquina de Vicente López y Carlos Pellegrini y estuvo encabezada por un bandera que decía “Basta de beneficios a los policías de gatillo fácil” que fue portada por Rosa Schonfel de Bru, Marta Ungaro, Madres de la Masacre de la Comisaría Primera de Quilmes, Alejandrina Barry y Maine García del CeProDH, la diputada nacional del PTS en el FIT Nathalia González Seligra y dirigentes del SUTEBA y del MST, entre algunas de las personalidades e integrantes de las organizaciones convocantes. Se destacaron además delegaciones de ATE Niñez, ATE Defensa al Consumidor, ATE PAMI, del Centro de Estudiantes de Filosofía y Letras de la UBA, de Ciencias Sociales de la UNQ, En Clave Roja e Izquierda al Frente de la UNAJ, la UNDAV, UNLA, Institutos 83 y 50, el Colectivo Memoria, Verdad y Justicia de Quilmes, las agrupaciones El Despegue de aeronáuticos, la Naranja Ferroviaria, La Naranja Petrolera, la Marrón de Coca Cola, la Bordó del SUTEBA Varela y la Marrón de los SUTEBA Quilmes, Lomas de Zamora, Berazategui, Avellaneda y Esteban Echeverría, así como el Partido Obrero e Izquierda Socialista.

La movilización llegó a la puerta del Juzgado, al que ingresó Carla Lacorte acompañada por su abogada y la diputada González Seligra. En la audiencia el Juez Merlini informó que estaba estudiando el pedido de libertad anticipada solicitado por la defensa de Salmo, escuchó el testimonio y los argumentos de Carla Lacorte contrarios a otorgar este beneficio “por tratarse de un policía de gatillo fácil, es decir, un peligro para la sociedad, que jamás se arrepintió por lo ocurrido”. Además, Lacorte resaltó todos los beneficios de los que gozó Salmo, que pudo agotar todas las instancias de apelación y fue preso recién en el 2014 “gracias a un fallo escandaloso de la Sala 2 de Quilmes que, al mismo tiempo, y en forma escandalosa, cuestionaba mi militancia en defensa de los derechos humanos”.

Tras la audiencia, Lacorte agradeció el apoyo recibido en todos estos años y sostuvo “queremos que Salmo vaya preso hasta el último día de los siete años que le arrancamos a esta Justicia, no sólo por mi caso, sino porque cualquier nuevo mensaje de la justicia que beneficie la práctica del gatillo fácil va a incentivar que sigan ocurriendo casos de este tipo. Además, no es en un marco cualquiera, sino que estamos viviendo una situación donde impera la llamada doctrina Chocobar, en un marco de ajuste y represión como vimos el 18 de diciembre pasado en su máxima expresión. Por eso no vamos a permitir que sigan avanzando la impunidad y la represión”.