La Municipalidad de Berazategui -a través de la Secretaría de Salud Pública e Higiene- informa a los vecinos y vecinas cómo prevenir golpes de calor ante las altas temperaturas del verano. Estas acrecientan los riesgos para la salud, es así que desde la Coordinación de Emergencias Médicas (CEM) brinda una serie de pautas a tener en cuenta.
"En esta temporada de altas temperaturas, exponernos al sol puede repercutir de manera negativa en nuestra salud", aseguró la Dra. Silvia Martins, directora del CEM Berazategui. "La principal consecuencia de la exposición sin tomar los recaudos correspondientes es sufrir golpes de calor. Estos se manifiestan con claros síntomas: sed, en primera instancia; aumento de la temperatura corporal y cefalea (dolor de cabeza). A medida que esta condición se potencia, los síntomas pueden tornarse más graves al punto de requerir asistencia hospitalaria e internación. Estos incluso pueden ocasionar la muerte", afirmó.
En este sentido, la Doctora recalca la importancia de tomar medidas "para poder circular, practicar deportes y demás actividades. Es esencial la hidratación. Básicamente, esto implica tomar agua y, en segunda instancia, jugos de frutas. Además, debemos tratar de no circular entre las 11.00 y las 16.00, horarios en que son muy altas las temperaturas. Si tenemos que transitar en estos horarios, se aconseja utilizar sombrero y ropa clara. En la medida en que sea posible, procuremos mantenernos en ambientes frescos".
Asimismo, se recomienda a los deportistas que realizan entrenamientos de alta intensidad, "hacerlo en las primeras horas de la mañana o durante la tarde".
Es esencial estar atentos a la hidratación de los niños y, sobre todo, de los ancianos, quienes "son pacientes que suelen presentar cuadros de deshidratación grave", subrayó Martins.
En caso de presentar síntomas de golpes de calor, los vecinos y vecinas pueden llamar al 107 para solicitar asistencia o acercarse a los Centros de Atención Primaria de Salud (CAPS) que están disponibles con guardias las 24 horas para ser evaluados por un médico y determinar qué tipo de asistencia y tratamiento requieren.