El Ministerio de Seguridad de la Provincia ofrece una recompensa de entre 2.500.000 y 5.000.000 de pesos para toda persona que aporte información fehaciente para encontrar el cuerpo de Salvador Altamura, el abogado de Quilmes desaparecido que se presume fue víctima de un homicidio en julio de 2020.
Las personas que quieran aportar la información requerida "deberán presentarse ante los Fiscales Generales de Cámara de los distintos Departamentos Judiciales de la Provincia" o ante la fiscalía a cargo de la causa, que es la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIJ) 7 de Quilmes, sita en avenida Hipólito Irigoyen 475, quinto piso.
El teléfono de la fiscalía es (011) 4350-3650, internos 1185, 1182 y 1186, y su correo electrónico, ufi7.ql@mpba.gov.ar.
Otra alternativa es presentarse ante la Dirección Provincial de Registro de Personas Desaparecidas, ubicada en la calle 2 entre 51 y 53, Oficina N° 118, de la ciudad de La Plata, y cuyos teléfonos son (0221) 4293091 y 4293015, de lunes a viernes de 8 a 18.
El organismo aclaró que para quienes puedan colaborar y soliciten la recompensa, se garantiza “estricta reserva de identidad”.
Altamura fue visto por última vez el 13 de julio de 2020, aproximadamente a las 17.08 horas, en las inmediaciones o en el galpón situado en la calle Rodríguez Peña 1210 de Bernal, con el único detenido que tiene la causa, Darío Rubén Dening.
La justicia sostiene que Dening “a fin de preparar su posterior accionar ilícito y con el propósito de lograr su impunidad le dio muerte a Salvador Altamura”.
Para la fiscalía, Dening, luego de asesinar a Altamura, a quien conocía de adolescente, tomó la motocicleta de la víctima y se dirigió hacia su departamento ubicado en la calle 25 de Mayo 217, de Quilmes, donde "se apoderó ilegítimamente de una suma de dinero no especificada y un arma de fuego calibre 9 milímetros", propiedad de la víctima.
Una de las pruebas que remarcó la fiscalía fue que luego de la desaparición del abogado, Dening adquirió un televisor, dos celulares y se halló un comprobante de pago para un estudio de abogados por la cifra de cinco mil dólares.
Y al momento de ser detenido, mientras intentaba ingresar a la provincia de Entre Ríos, el imputado tenía en su poder la suma de 386.662 pesos y 31.500 dólares, y vestía una campera que era de Altamura.