Los usuarios de transporte público de la Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) padecen la reducción de la frecuencia de colectivos, ante la medida tomada por las empresas de transporte público ante la falta de recursos para afrontar los gastos.

El problema radica en que están cobrando "las compensaciones tarifarias a valores de diciembre del 2021".

Si bien el Estado reconoció retroactivamente los mayores costos que afronta el sector, desde las cámaras empresarias afirman que "no han acreditado esa diferencia”, lo que repercute ya que las compensaciones significan el 90% del ingreso de las empresas.

Desde las Cámaras empresarias del transporte dejaron claro que la medida no se trata de un “paro”, sino que se reduce la cantidad de servicios para que con los recursos existentes se siga trabajando.

Las compensaciones son los subsidios a los usuarios que el Estado paga a través de las empresas, sin ese aporte el boleto estaría costando alrededor de 140 o 150 pesos. En la actualidad, el boleto mínimo vale 18 pesos y el máximo 23, sin detallar los costos de escolares, jubilados y personas que reciben alguna compensación extra por parte del Estado.