No hago otra cosa que pensar en el día después. Obviamente que no puedo abstraerme del presente, pero nada logro desde esa angustia ya que no me toca hoy día definir ningún aspecto de la vida política de mi ciudad, con lo cual me recuesto en mi familia, lo poco de trabajo que pueda tener, mi agrupación vecinal Identidad Quilmeña y el gran trabajo social que desarrollamos ante la adversidad de muchos vecinos azotados por este mal momento pandémico y, no menos importante, económico.

El pasado ya pasó y habrá tiempos de revancha, pero hoy es necesario hacer un buen diagnóstico del presente para predecir el futuro. Eso es lo que nos pide la sociedad a aquellos que tenemos vocación de líder, que estemos un paso adelante. Que nuestros sueños logren objetivos ciertos. Por ello vivo y siento la realidad, estudio y me ilustro lo más posible, planteándome y re planteándome acciones que había pensado y hoy vuelvo a rediseñar.    

Mi twiter se inunda de recuerdos, fundamentalmente aquellos que fueron ejes de política institucional que hoy vendrían muy bien poner en práctica. Cosas que dijimos en salud, en seguridad, en educación, pero también en una organización estratégica de nuestra ciudad que hoy con el letargo y paralización podría encaminarse rápidamente sin danos colaterales a la cotidianidad. Me quita el sueño sostener el trabajo a como dé lugar. Bancar a las industrias, principalmente las Pymes y los comercios y con ellos las miles de familias que viven, se dignifican y estructuran su vida desde allí. La asistencialidad que seguimos dando, principalmente en la persona de nuestro Secretario de Organización Pablo Cosentino, es necesaria, urgente e imprescindible; pero debo estar aún más delante de la coyuntura.

Es necesario salir a replantear el orden de las cosas. Tanto habitacionalmente como estratégicamente. Empezaría por terminar con el barro como lo hemos dicho -ionizar-, ya que en no más de 90 días tendríamos cubierto todo el distrito. Es un buen momento para instrumentar los cinco plantes de seguridad que elaboramos, y tenerlos listos para actuar instantáneamente y cuando se reabra la actividad. Ordenar el transito es un tema clave para el comercio local, y es un buen momento para comenzar a ponerlo en práctica. El 0800-BACHE con asfalto en frio, armar un Consejo Consultivo de Ilustres y Comisión Colegiada de Profesionales, Crear el Banco Municipal y la criptomoneda Q, implementación urgente del Programa Crear Trabajo, interactuando con entidades, empresas y gremios, como sostenimiento esencial de la actividad originaria del distrito, sin dejar de ver el tema salud y el desarrollo de la Marca Ciudad.

Mis bases peronistas y mi estructura gremial municipal me hacen estar siempre con el más débil, y hoy día se ha desdibujado esa línea demarcatoria; todos, cada uno en su medida, están en una situación de necesidad. Algunos de vivienda, otros alimenticia, otros de violencia, otros de apoyo psicológico, otros pedagógico, y la lista podría seguir ya que es interminable el efecto colateral del encierro y sus consecuencias.

Hoy seguimos escuchando a todos y todas por el ZOOM de Identidad Quilmeña y como hace ya cinco años sumando adeptos día a día que se suben a la esperanza solidaria de una ciudad realmente para TODOS.

El mundo ha cambiado y es necesario adaptarnos rápidamente a fin de que el impacto sea lo menos traumático posible, y allí radica la responsabilidad del conductor. Así lo asumo y así lo vemos desde IQ.