Al hablar de usurpaciones, el gobernador Axel Kicillof no titubeó y le apuntó de lleno a las ilegalidades que se viven puertas adentro de muchos barrios cerrados de la Provincia: “La mayoría de los barrios privados y countries no están habilitados, entonces no pagan impuestos”. Declaraciones que generaron críticas de la oposición y fueron respaldadas rápidamente por el titular de ARBA, Cristián Girard.

Ante la irregularidad que se produciría en el 25 por ciento de los barrios cerrados de la Provincia, Kicillof aseguró que “la mayoría de los barrios privados y countries no están habilitados, entonces no pagan impuestos. Son prácticamente ocupaciones de tierra. Hay que regularizarlo”.

En ese sentido, Girard aclaró que “Axel estaba hablando del uso de la tierra y de la creación de una unidad de hábitat y vivienda en la Provincia como forma de dar respuesta a una problemática que se expresa en la toma de Guernica pero también en cuestiones como el desarrollo de urbanizaciones cerradas”.

Esta situación, explicó el titular de ARBA, implica una pérdida de, como mínimo, 1.500 millones de pesos al año para el fisco bonaerense. En ese sentido, contó que desde ARBA se realizan inspecciones oculares presenciales sobre esas urbanizaciones cerradas, luego se les cursan notificaciones e intimaciones.

Esta situación, que vuelve a ser expuesta por el Estado, pone al descubierto lo que sucede desde el cuestionado inicio de Nuevo Quilmes.

En un operativo realizado tiempo atrás, en el polémico barrio privado de Don Bosco inspectores de Arba detectaron que el 87% de las construcciones del countrie “Nuevo Quilmes” no estaban declaradas ante el fisco. Esas viviendas tributaban como baldío y la deuda conjunta en el Impuesto Inmobiliario supera los 2 millones de pesos. Situación que se suma a otros delitos como la conexión clandestina al servicio eléctrico.

El detalle de la ilegalidad de Nuevo Quilmes:

• 52 mil son los metros no declarados por sus propietarios

• Hace unos meses había más de 100 piletas de natación que no figuran en los registros catastrales de la Provincia.

• “Nuevo Quilmes” le debe al fisco municipal más de 8 millones de pesos en concepto de tasas.

• “Nuevo Quilmes” sigue sin tener la aprobación de la Provincia para poder desarrollar este megaemprendimiento inmobiliario.

• Aún no cuenta con el okey de la Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentable (OPDS).

El extraño origen del predio

Como si todo lo anterior fuera poco, la Justicia Federal investigó la dudosa compra del predio en el que -sin permiso- se erigió “Nuevo Quilmes”, y si bien muchos no le dan demasiado interés a esto, es una causa que podría ser clave para conocer el origen del megaescándalo que pergeñaron los ideólogos del negocio: Los hermanos Graso y Niki Caputo.