El cuestionado empresario (quilmeño) Pablo Gustavo Aparo, conocido en varios àmbitos como “El rey de la contratación directa” en CABA, ahora opera fuertemente para poder meterse en la reurbanizacion de Villa Itatí en concomitancia con el ministro provincial, Santiago López Medrano (foto), y distintas figuritas amigas de segunda línea del massismo que ya hicieron tareas en el distrito de Tigre. En lo local buscan saltear a influyentes funcionarios locales para lograr el cometido de “El Lázaro Baez del Macrismo”. Una de sus empresas fue denunciada, entre otras cosas, por haber cobrado del estado una plaza que jamás terminó de construir en Villa Soldati, con manejos muy similares a los que intentan ahora llevar adelante ahora en la villa de Don Bosco, en caso de quedar como una de las empresas ‘elegidas’. Un escándalo de proporciones, que supera las fronteras quilmeñas, más allá que cercanos al empresario hayan querido minimizar primeros estos datos aparecidos en El Suburbano papel…

Ampliaremos…