Tras meses de reclamos y despidos, los trabajadores metalúrgicos de la empresa Gri Calviño de Florencio Varela se cansaron. Se apersonaron en la sede de la Unión Obrera Metalúrgica Seccional Quilmes para reclamar ante el propio secretario General Francisco “Barba” Gutiérrez, los problemas que padecen y la ausencia del gremio en defensa de los trabajadores.

Es un conflicto interminable, con 36 despidos en Gri Calviño y la amenaza por parte de la empresa de continuar la ola de despidos. “Estamos en conciliación obligatoria y la empresa hace lo que quiere, y el sindicato bien, gracias. Necesitamos un plan de lucha”, explicó uno de los trabajadores que tomaba la seccional.

"Pero lo que más llama la atención es que amenaza ser otra empresa cerrada en un futuro. No es casualidad que otra empresa, donde el secretario de Organización de la UOM, Jorge Córdoba, toma participación del conflicto y termina en cierre, y tal vez, tiempo después en cooperativa", remató.

Ante el reclamo de los metalùrgicos en la sede de la seccional UOM Quilmes, dirigentes se trasladaron a la delegación del Ministerio de Trabajo para tratar de dar soluciòn al conflicto, ya que el pròximo viernes vence la conciliaciòn obligatoria interpuesta por el Ministerio.