Con un esquema que informan es “completamente nuevo”, Identidad Quilmeña sigue trabajando en función de continuar aportando a la Ciudad. Hoy incorporándose al espacio HACEMOS ya identificados como #Hacemos Quilmes su fundador, Walter Di Giuseppe, como su referente territorial, Pablo Cosentino (ver foto), siguen apostando a las redes sociales.
Justamente presentaron días atrás un programa integral de Seguridad para el distrito de Quilmes. Puntos que ya fueron expuestos en las campañas anteriores y que hoy se encuentran documentados y homogéneos a la situación de campo que fueron recabando conjuntamente con los Foros de Seguridad y ex miembros de la fuerza policial “con los cuales trabajamos día a día”.
Sostienen la necesidad de “blindar Quilmes”, controlando ingresos y egresos mediante los software de identificación de patentes, como también la puesta en vigencia de los software de reconocimiento facial y merodeo como herramientas tecnológicas fundamentales de hoy día, como las todavía no incorporadas pistolas Taser. Además de seguir insistiendo con las sirenas sobre las cámaras de seguridad, y las cámaras móviles sobre 400 cascos de personal municipal que recorra en distrito en ciclomotores.
Si bien no es novedad la posición de Identidad Quilmeña sobre las Alcaidías y su necesidad a fin de sacar a los presos de las Comisarias, se manifestaron en contra total del lugar donde quieren instalarla como también que la misma termine derivando en una cárcel. “Justamente se pensó en función de quitar trabajo a los Policías que en vez de cui-dar presos salgan a la calle a cuidar vecinos, por ello también pretenden que la tarea administrativa será realizada por personal municipal en comisión en cada una de las Comisarias del distrito”.
Desde Identidad Quilmeña se mostraron críticos al presupuesto municipal como también el pretendido aumento de tasas, donde no surge claramente un incremento importante para un área tan sensible como la seguridad, pidiendo el acompañamiento de la Sra. Intendenta, en función de la representatividad que ejerce de los vecinos y el distrito a fin de presentarse en los procesos judiciales donde detengan presuntos delincuentes con la figura del Particular Damnificado en función de la gran frase de Montesquieu: “La injusticia hecha a uno es una amenaza a todos”.