Tras el fin de semana largo, los trabajadores del GIRSU se autoconvocaron para realizar un paro indeterminado ante unos 20 contratos no renovados. Al cierre de esta edición, los camiones bloqueaban los portones de acceso y salida de Calchaquí y Zapiola. Reclamo que fue realizado por el Sindicato de Trabajadores Municipales de Quilmes (STMQ), con quienes se mantuvo un diálogo para destrabar el conflicto. Las áreas de recolección, administración, barrido, y taller, se vieron afectadas. Al cierre de esta edición todo volvió a la normalidad, ya que la Comuna dio marcha atrás con la decisión inicial