Quilmes integra el programa de “intervención de emergencia” que es dispuesto por la gobernadora María Eugenia Vidal para intervenir en las ocho villas más peligrosas del Conurbano. Asentamientos que tienen un fuerte nivel de delitos de narcotráfico, y en las que se intervendrá con mayor presencia policial y obras de infraestructura urbana.
Según se conoció, desde el Estado provincial se intervendrá desde todos los ministerios, aunque en mayor medida se involucró a los Ministerios de Seguridad, Desarrollo Social, Infraestructura y Salud.
Al momento, se comenzó con una primera fase en la villa Costa Esperanza de San Martín; en La Cava de San Isidro; en Villa Itatí de Quilmes; el barrio Libertad de Almirante Brown; en Porá de Lanús y en la villa Carlos Gardel de Morón. En una segunda etapa se apuntará a las villas Puerto de Hierro en La Matanza y Garrote en el municipio de Tigre.
En su primera etapa se apunta a cubrir a más de 100.000 personas en su conjunto. La policía bonaerense ya hizo una avanzada con un equipo de 800 agentes especiales, con puestos policiales móviles, más patrulleros y cabinas policiales fijas.
Desde el punto de vista del desarrollo de proyectos de urbanización los ministerios de Desarrollo Social y de Infraestructura avanzan en este plan con un presupuesto global de 800 millones de pesos de fondos del Tesoro de la provincia a los que se les sumarán 200 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros USD 200 millones del Banco Mundial.
Por lo que el plan contempla tres etapas bien diferenciadas en este campo de la infraestructura y la ayuda social.En la Villa Itatí se encuentra trabajando con un grupo de cartoneros con la monja Cecilia Lee, que es muy amiga de Vidal, se empezó a trabajar en la limpieza de un gran basural y en la luminaria.
Un programa que recientemente comienza y que llevará años, seguramente.

……………………………………………………………………………………………………………

Llega el Estado a la Villa

No se conoce con exactitud la cantidad de personas que viven en Villa Itatí. Se estima que residen unas 12.500 familias: entre 50 y 60 mil personas. Muchas -de una u otra forma- comenzaron a integrarse en alguno de los trabajos implementados por la Nación, Provincia, y Municipio.
El Estado busca estar presente desde todos los Ministerios, aunque principalmente se involucró a los de Seguridad, Desarrollo Social, Infraestructura y Salud. Y a través de las distintas intervenciones se busca integrar a la comunidad.
Una de las intervenciones tempranas que se realizaron fue la limpieza de La Cava. Tarea que se realizó con cuadrillas se limpieza integradas por numerosos vecinos del lugar y cooperativistas. Trabajadores que ahora son los responsables de mantener limpio el lugar.
En la misma zona, se está realizando una intensa campaña de desratización en domicilios y espacios públicos. Allí, vecinos de la barriada colocarán durante cuatro meses cebos para combatir las plagas. “Se Busca trabajar con un perfil participativo. El vecino se interesa y aporta”, explicaron desde la coordinación municipal.
En la Plaza Papa Francisco hay tres oficinas containers en las que los vecinos pueden acceder a los distintos programas y trámites del Estado Nacional, Provincial, y Municipal. Y también se encuentra un destacamento móvil policial.
También se realizan los programas Hacemos Futuro, en los que se fortalece a cinco instituciones del barrio que brindan contención social: apoyo escolar, merenderos, entre otras actividades de inclusión. Y se lanzó el programa Arte Barrios, para que las personas que residen allí puedan aprender distintas actividades: Rap, historietas, peluquerías, otras.
Lo que entusiasma a la zona de La Cava es las futuras obras de asfaltos que están por realizarse próximamente. Calles que generarán un mejor acceso y mayor comunicación con el lugar.
Por último, este jueves, a las 18, se realizará el programa Tu Barrio Propone en la Sociedad de Fomento José Tedeschi, ubicada en Los Andes y Falucho. Encuentro por el que podrán seguir interviniendo para mejorar sus necesidades.

…………………………………………………………………………………………………………

Cecilia Lee, la monja oriental
que busca el milagro villero

La monja franciscana surcoreana vive en Villa Itatí y realiza un trabajo social gigante. Es una suerte de consejera de la gobernadora, María Eugenia Vidal.
Llegó de Corea del Sur a la Argentina junto con su familia en 1976. Estuvo 20 años realizando trabajo social y pastoral en la Patagonia y en el 2000 su vocación de servicio a la comunidad junto con la crisis económica, social y política que conllevó esa época la trajo a Buenos Aires, más precisamente a la Villa Itatí de Quilmes. No es la única que está trabajando y viviendo ese estilo de vida, sino que vive junto con otras dos hermanas para quienes esa es su forma de “consagrarse al servicio del reino de Jesús, que es reino de justicia, paz y fraternidad”.
“Yo estoy acá hace 17 años y nunca vi un Gobernador venir al barrio. Al Acceso Sudeste en la época de campaña sí, pero acá adentro no. Y una vez fui a una reunión de gabinete, pero fue algo ocasional. No estoy alineada con el proyecto partidario del PRO, ni ningún otro partido. Tampoco voy a omitir la verdad, las pocas veces que la encontré a la Gobernadora me pareció una mujer muy sensata, sencilla e inteligente. Las dos o tres cosas que le planteamos las maneja y busca de alguna manera responder”.
Resalta la figura de Martiniano
Al hablar del intendente quilmeño, Martiniano Molina, Lee afirma que le “parece que es una persona buena, que escucha; pero en realidad las soluciones de las necesidades desde esos sectores del Estado no llega a tiempo. No sólo hablo por mí, sino que también por los lugares donde participo (consejo de niñez, red de organizaciones) desde los sectores populares, la barriada, la villa, los asentamientos. Hay políticas sociales y de desarrollo que yo creo que hay que cuestionarse mucho.
La entrevistada también hace referencia a la salud pública: “en la barriada se ha deteriorado mucho. No es problema de esta gestión, se viene deteriorando hace seis, siete años. En la salita de acá durante mucho tiempo tuvimos pediatras a la mañana y a la tarde, clínicos todos los días, enfermeras doble turno. En marzo cuando vino la Gobernadora una de las intenciones era que conozca lo que es el emprendimiento de los cartoneros y la quería traer a la salita para que viera. El pediatra venía tres veces a la semana y una el clínico. Hay muchos consultorios vacíos. Martiniano dice que en esas condiciones hay unas 80 salitas. Luego del incendio, para reyes, vino a cocinar acá, al barrio. Tiene sencillez y ganas, pero de ahí a que se vaya a concretar cosas que él quisiera, con las que se compromete, hay una distancia. Está rebueno que te atiendan pero no estoy para que me complazcan, sino para que solucionen”.
70 mil vecinos que reclaman espacios verdes
Cecilia hace referencia a tres pedidos que le realizaron a Vidal cuando fue al barrio la última vez: mejorar la situación de los cartoneros, la de la salita y que se construya una plaza en un espacio que se encuentra libre y que posee dos arcos donde los chicos juegan al fútbol. “Esta canchita, esta plaza es el símbolo de la lucha comunitaria, de defensa de un espacio libre para los niños, jóvenes. En un barrio de 70 mil habitantes y 23 manzanas no hay ni un espacio verde. Lo hemos defendido en todas las épocas. Algunos vecinos lo querían para viviendas, pero 30 viviendas no resuelven nada. En cambio, que los pibes puedan jugar sí”.
“En las organizaciones donde estamos trabajando con los chicos hay políticas de desarrollo social en las que hay que revisar con mucha más agudeza la respuesta frente a las problemáticas de los chicos”.
“Cada vez más chicos vienen a comer”
Y concluye con que “la problemática es cada vez más compleja, tiene que haber respuestas. Estamos hablando de la vida de los pibes que están negados de sus derechos básicos, están totalmente descubiertos. Al centro de chicos vienen cada vez más chicos a comer a la noche”.